Escritor- Filósofo


"La niebla es un paso del camino entre una certeza y otra certeza, jamas he caminado entre cargas y visiones falsas, debemos aprender a caminar en el umbral del camino con nuestro maestro espiritual o gurú. Debemos aprender a desafiar a la muerte y dominarla. Amar es un desafío espiritual." Emiro Vera Suárez

viernes, 15 de febrero de 2008

ESCRITORA INVITADA: ANA TERESA TORRES

As
ANA TERESA TORRES Y LA VOZ DIRIMENTE
Por Julio Ortega
El exilio del tiempo de Ana Teresa Torres (Caracas, 1948), fue publicada en 1990, aunque según explica la autora en una entrevista, es necesario saber que se escribió cinco años antes. Esta novela es una biografía familiar en la cual la narradora, interesantemente, es anónima. Ambos hechos (advertir el lapso entre escritura y publicación, la ausencia del nombre propio en una novela multibiográfica) parecen declarar, por una parte, el afincamiento en el presente de la escritura, que explica la perspectiva crítica y política; por otra parte, el balance histórico de una crónica familiar, donde si algo suelen tener los personajes es un nombre propio. Aquí es la voz del presente la que carece de nombre.
Lo primero que distingue a un personaje de otro es la marca de su diferencia nominal. Pero en esta novela, el hecho de que el personaje central, donde está depositada la articulación de las voces narrativas, esté desprovisto del suyo, no aparece necesariamente como una carencia. Puede ser hasta un signo de plenitud de la voz, puesto que quien está en posesión del cuento, está en posesión de los nombres, del escenario nominativo; esto es, de la memoria tanto familiar como tribal. Además, el hecho de que la personaje no tenga nombre la libera de su propia historia, y le permite la estrategia de contar la historia de los otros como la prehistoria de sí misma. En este espacio en blanco de la voz narrativa, los personajes usan el tiempo no necesariamente como un exilio sino como una presencia incluso abundante. O sea, tienen una gran capacidad de reconstruir sus propias vidas, gracias a que la narración sitúa a esas vidas en el cuento, la crónica, el testimonio, la biografía, y hasta la interpretación política. Con todo, el proceso de este relato biografista canjea, en un momento, la vida de los demás por la voz propia del sujeto. Lo cual hace recordar una observación de Helene Cixous acerca de la voz de la escritora, quien recibiría la suya desde la palabra materna. La palabra materna en esta novela es privilegiada: está hecha de las voces de las varias madres, abuelas, bisabuelas y tías tutelares, que son como fuentes del narrar, y también modelos de contar; favorecen, en fin, el escenario, robusto y fecundo, de la identidad del narrador (acto) o narradora (voz).
En un sentido, esta novela no reconoce problemas con la identidad porque los personajes saben quiénes son; ese es uno de los rasgos configurativos de la identidad de clase, la identidad histórica y la identidad nacional, favorecidas a su modo por su propio discurso. Por lo tanto, el hecho de que la narradora carezca de nombre y favorezca, así, la voz recobrada de las madres, sugiere que cuando asuma su propio cuento deberá dirimir su voz en ese escenario de voces. Dicho de otro modo, cuando asume su identidad (aunque su identidad esté obviamente cargada por la espesura del relato familiar) habrá disputado su propia voz. En ese momento, en la novela aparecen otras voces, que ya no son necesariamente familiares, sino que están vinculadas por otro sistema de parentesco. Se trata de personajes nuevos, como la hija de los antiguos sirvientes. Y en estos relatos los hijos de familia se reconocen como otros. Ocurre un cierto desdoblamiento de la propia voz, que se construye desde su reflejo antagonista. Si al comienzo teníamos las voces que hablaban con todo el tiempo a favor en un relato prolijo, hecho de anécdotas y digresiones; al final tenemos una cierta urgencia del habla y una especie de disputa por ocupar la persona narrativa. En ese momento de la parte final, incluso aparecen unos personajes muy antiguos en el linaje familiar, como el vasco y otros; pero también aparecen personajes muy recientes; y esta especie de interpolación de historias que diversifican el tiempo y el espacio narrativo, ocurre justamente cuando la persona que no tiene nombre está ganando su voz propia. Esa voz se genera en la intermediación de las otras voces, las de la diferencia.
La biografía familiar aparece en esta novela como romance nacional. El romance nacional es el relato en el cual se construye una representación de la ciudadanía, de la formación de la nacionalidad, del drama de la diferencia cultural. Esto es, representa el decurso de la identidad en el imaginario de la comunidad hipotética. Aquí la representación del país es histórica, puesto que requiere explicarse los tiempos coloniales; y es de clase, puesto que se refiere a una clase tradicional dominante y en evolución. De modo que estamos ante un romance familiar (ante un nacer nacional en la épica doméstica) que tiene que ver con la relación e interacción del país, desde su representación en Caracas, con las otras clases, con los inmigrantes, con las transformaciones de la modernidad y con la modernización venezolana; pero también con la historia mundial, porque estos personajes son testigos de varios acontecimientos importantes del devenir contemporáneo. Es sintomático que el romance familiar venezolano, por una vez, no sea regional. Baste recordar que el romance familiar en Teresa de la Parra ocurre como la nostalgia aristocrática (tradicional y antiburguesa) de una arcadia autárquica que se reconstruye como universo señorial, tan perfecto que ha desaparecido. El romance familiar en Gallegos es regional, y dramatiza un conflicto de códigos: de honor, de género, de clase; y se da sobre el escenario de la modernización, que es la incertidumbre de su época. El romance familiar en la novela de Adriano González León, País portátil, es un intrincado recuento del pasado, medido generacionalmente en la biografía laberíntica de las regiones disputadas por la incertidumbre, ahora, de lo nacional, que ha sido usurpado por el Estado; sólo que ya no hay arcadia arcaica sino crónica de violencias y saga de fracasos. Ana Teresa Torres coincide en algunos puntos con la contraépica de González León; su novela también asume el fracaso de los personajes, sobre todo de algunas mujeres que ven frustrada su vocación en la socialización compulsiva. Sin embargo, el romance familiar tiene la peculiaridad de desarrollarse aquí como un cuento acerca de la evolución misma de la nación venezolana. Es decir, el romance familiar viene a ser una metáfora de la modernización cultural, política y social de este país. Es por eso que, interesantemente, se da no como regional sino como una interacción de lo nacional con el exterior, a través de los viajes de la clase tradicional aristocratizante a Francia; a través de la evolución de la burguesía más moderna que se vincula a los patrones y modelos norteamericanos; y a través de los más jóvenes, cuya educación sentimental y literal se hace en una interacción con el mundo exterior. La otra peculiaridad de este romance familiar, emblemático de la nacionalidad procesal, es que varios de los personajes son inmigrantes. Es revelador el caso del vasco, que hace el recuento de su vida venezolana; como el extranjero que conquista pero que luego es conquistado y, al final, vencido.
Al plantear este romance nacional como una biografía familiar, la novela no requiere insistir en la crítica del mundo que representa, un mundo coherente, sistemático y codificado, que es el de la alta burguesía. Más bien, la novela se plantea un problema formal, desde el punto de vista de la representación narrativa: cómo representar legítimamente una clase social que, en la mayor parte de sus prácticas sociales, es ilegítima. Otros autores enfrentados a similar dilema han dado en algunas resoluciones paradójicas y distintas. El ejemplo clásico es el de Balzac, que decidió retratar fielmente a la burguesía francesa para elogiar su dinámica en la construcción de la nacionalidad, y que terminó, irónicamente y sin pretenderlo, cuestionando su integridad. De otro orden es el caso de Proust, porque la formalidad de su mundo aristocrático, en contraste a las burguesías nuevas, está hecha en el exceso de sus saberes y poderes. Más próximo nos es el ejemplo de Alfredo Bryce Echenique. Un mundo para Julius (1971) es una novela marcada por el pensar crítico de los años 60, pero al representar a la clase alta peruana confronta el dilema de la legitimidad social desde la perspectiva del humor; y si ese "mundo" es socialmente impensable, profundamente antidemocrático, gracias a la voz relativizadora del humor es disputado por la ternura, la compasión y el diálogo. Por lo mismo, la representación queda mediada por el lenguaje que la construye y, al final, por la lectura que la sostiene. Así, los primeros lectores de esta novela la leyeron como un responso de la alta burguesía latinoamericana. Casi a la manera en que se leyeron Pedro Páramo (1955) de Juan Rulfo o La muerte de Artemio Cruz (1962) de Carlos Fuentes, que liquidaron la revolución mexicana como tema al convertirla en un discurso funerario. Sin embargo, una década más tarde Un mundo para Julius fue leída como una saga nostálgica del tiempo burgués perdido. En el caso de El exilio del tiempo, no ajena al ejemplo de Bryce, hay al comienzo una actitud de distancia crítica frente al mundo representado y, no pocas veces, ese distanciamiento crítico es irónico y opera contrastivamente subrayando situaciones de privilegio, dominación, exotismo y dependencia entre los estilos de vida de la alta burguesía y los de la burguesía emergente. La nueva burguesía es aquella que concibe a Miami como polo de expectativas y que adquiere una compulsión adquisitoria, complacientemente alienada. Frente a esa burguesía que concibe lo bueno como lo que se compra doble, la otra, la más antigua, obviamente se distancia. Se plantea aquí una posición discursiva que es paralela a la de Bryce, la noción que la única aristocracia legítima es de por sí una causa perdida. En Las memorias de Mamá Blanca Teresa de la Parra demuestra, quizá sin proponérselo, que la aristocracia es imposible porque ya no es un programa social, y sólo puede ser un programa arcádico. Pero, en otro sentido, perdida la hacienda todavía le queda el discurso, el valor sin precio de una economía simbólica. En cambio, en la novela de Bryce la nueva burguesía en el poder ya no requiere de discurso: el dinero habla mejor que el lenguaje. Sin duda a la vista de estos ejemplos, Ana Teresa Torres trabaja sobre el dilema de la legitimidad narrativa, ya que sus personajes deben ser específicos y a la vez figuraciones de cada época postulada como un marco de referencia histórico. Por eso, aun cuando algunos personajes puedan resultarnos injustos o dominantes, y aun cuando la novela los condene desde un punto de vista crítico-ilustrado, aparecen creíbles y veraces; y, no pocos de ellos, hasta empáticos y humanizados. Por cierto, otros personajes ganan la dimensión de su propio discurso, como es el caso de Marisol que pretende hacerse guerrillera, aunque uno sospecha que está buscando entrar en una novela de Adriano González León sobre la guerrilla urbana. Pero el personaje de más arraigo es el vasco, cuya historia es realmente conmovedora; primero su carta y luego su monólogo desde la muerte lo hacen extraordinario. Es un personaje de la fundación, del habla de los orígenes, una especie de anti-Pedro Páramo.
Dentro de esta lógica narrativa del romance, aparte de la legitimación narrativa de una clase perdida como causa social, El exilio del tiempo no rehuye explorar el melodrama. En varios momentos el romance familiar es comparado con los grandes melodramas de la opera. En la página 38 leemos: "se casaron pero todo se convirtió en tragedia, como en las óperas." La opera es un sistema de referencia que está, diríamos, dignificando el gasto melodramático del romance nacional. En la página 69, se habla de las películas mexicanas, ("plagadas... de encrucijadas más reales que la vida misma"), sugiriéndose que el melodrama construye la memoria, quizá la identidad. En esta novela, por otra parte, este romance familiar pasa por un análisis bastante agudo y rico de lo que se podría llamar la socialización de la mujer. Esa práctica asigna a la mujer el valor de articulación social, dado que su papel en el intercambio regula simbólicamente cualquier saga familiar. Pero en esta novela casi todos los personajes femeninos se construyen en el relato a partir de su conflictividad social; primero asumen y luego cuestionan, e incluso rompen, los códigos de socialización de lo femenino. La sociedad aparece como una máquina de convertir a la mujer en perpetuadora del orden. Es evidente en la página 71, cuando León habla de su infancia, y enumera una serie de pautas, conductas y valores que tienen que ver con la reconstrucción social de la mujer. Por eso, la abuela dice: "si fuera joven sin duda estudiaría algo o hubiera realizado mi vocación artística"; este es un tema que reaparece, porque justamente el fracaso se presenta como un canje según el cual la realización social de la mujer se cumple a cambio de sí misma. No es casual, entonces, que el matrimonio asegure el contrato social, como el intercambio de las hijas para la perpetuación del orden. Ese intercambio sostiene el poder patriarcal; aunque evidentemente el relato de las madres indica que hay una dimensión matrilineal trabajando su propia historia de los hechos. A veces, el relato de las madres parece sólo la voz de la casa y de la cotidianidad domestica; o sea, el marco desde el cual se construye el sistema patriarcal. Esa es la otra ambigüedad dentro de la complejidad del relato de vida, el cual no permite ver las cosas en blanco o negro, porque el entramado de las historias personales en las historias familiares es un mapa ideológico, histórico y político; lo que demuestra que la vida cotidiana no es esquemática sino conflictiva.
Solamente desde la ideología de la modernidad, desde el relato totalizador del progreso y la racionalidad, podríamos pensar que todas las sociedades son imperfectas frente a la sociedad ideal racional. Esa interpretación optimista convierte a las sociedades tradicionales en ilegítimas, y vacía el contenido del presente a nombre del futuro. A esas versiones responde la memoria como fuente de la identidad y la diferencia en esta novela de novelas. Quizá también todos estos gestos de refutación sugieren una rebelión contra el padre; en la página 117, Mercedes enuncia una letanía sobre el odio: "Odio cómo toda mi vida se ha visto envuelta en problemas que no entiendo", etc., que termina en una frase formidable: "Odio ser yo también un perfecto gesto inacabado". Es revelador como conclusión, porque es un relato de vida que está saturando el discurso con los hechos; pero como ocurre varias veces, lo hace desde la perspectiva del fracaso, del incumplimiento. Un gesto importante sobre la memoria es el del vasco fundador cuando afirma, al final, que la memoria es un principio de deseo."Toda memoria es un deseo" (253), dice, y sugiere también unas memorias del porvenir. En el sentido de que la perspectiva de una narración que ve el tiempo como vivido, puede ver un fragmento de ese tiempo no solamente como pasado sino como anticipación del propio relato que lo va a contar. La novela se beneficia del discurso de la memoria, que es circular, acumulativo y digresivo; pero también es un discurrir formalizado por la presencia o copresencia de distintos narradores que ocupan el teatro de la memoria. Teatro del pasado, este es un libro hecho para recordar cíclicamente, incluso anticipadamente, como es patente en el recuento de vida que sigue a la muerte del vasco. Recordar puede ser desear, esto es, cambiar el sentido de las cosas, reinterpretar y reescribir. El testimonio parece ocurrir como un recuento que se da en el escenario de la memoria por primera vez; pero se da, más bien, en una segunda instancia escénica, como si los personajes hubiesen ya leído todo lo que estaba contándose. Los hechos, en verdad, ocurren en una reescritura de la memoria pluralizada, más abierta que puntual. Porque si una memoria se refleja en otra y si un testimonio se construye frente a otro, tenemos un juego de espejos desenterrados, una representación de la memoria como teatro de voces, donde se equivalen este des-romance familiar y esta contra-historia nacional.
En este debate formal está latente el dilema de las identidades, que es por definición plural y heteróclito. La memoria es una fuente de la identidad, en tanto principio del autorreconocimiento; y la identidad se construye por semejanza: algo es idéntico o parecido a uno; pero también por diferencia: la parte del otro nos distingue como diferentes. En esta novela la presencia del otro está entramada en la construcción de la identidad, al punto que es la diferencia la fuerza que libera a los sujetos. Por eso aquí la identidad que se cuestiona es la de lo semejante; varias veces la novela dice: "esto es lo mismo"; hasta los muebles nos ratifican, porque estamos hechos para perpetuar los mismos gestos, para repetir las mismas cosas. Así, la crítica no es necesariamente, como en los años 60, del contenido ideológico que deslegitimiza a la clase, sino del contenido de identidad homogénea, que sustrae la individualidad de los personajes. Paradójicamente, podemos tener una identidad nacional, cultural o social muy robustas, pero no tenemos identidades individuales saludables y libres; porque las identidades individuales terminan frustradas por los mecanismos que aseguran la identidad de lo mismo contra la identidad de lo diferente.
Se plantea, por ello, una problemática que tiene que ver ya con las prácticas críticas de la literatura postmoderna, donde reaparece la noción de sujeto, y es la del lugar del discurso, allí donde recomienza a desatarse la historia de lo representado como natural para suscitar el relato alterno de la subjetividad entrecruzada de viejas cóleras y nuevos deseos. En la práctica y en el discurso postmodernos, con los movimientos feminista, municipal y ecologista, con las asociaciones de base y las reconstrucciones de la sociedad civil, reaparece la noción del sujeto y, en consecuencia, la recuperación del debate de la identidad. A ese momento del debate emancipatorio del género, del desbase del código, y de la pregunta por la posición del yo en el discurso, pertenece esta novela, que ha debido recorrer toda la historia nacional para recuperar la voz de su instante como un tiempo, aunque siempre exiliado, esta vez afincado.
La identidad de la diferencia, de lo heterogéneo frente a lo homogéneo, contradice, por tanto, el orden construido por las identidades de clase, de nación, de historia, que resultan convenciones canónicas. Al final, el romance nacional aparece contradicho, confrontado y subvertido por la identidad posible de las mujeres frente a estas identidades homogenizantes. No obstante, hay que decir que el personaje que podría ser el héroe de la identidad como diferencia, que es Marisol, la guerrilleara, irónicamente aparece como un personaje codificado por su propio discurso de época. En la página 217, dice: "me acuerdo que un día le dije cuando sea grande quiero ser artista como usted;" y le replican: "pero tú estás loca, chiquita, cuando te gradúes ya nadie se acuerda de que tu papá es conserje." Lo que equivale a decirle: la sociedad es quien te da identidad, nunca podrás ser libre, siempre serás parte del simulacro. Pero hay otro momento, en la página 222, donde ella dice: "De pronto me parece, Oswaldo, que no somos más que productos de una violencia, de una ejecución impensada que cae sobre nosotros, articulándonos en las más diversas posiciones y dejándonos en historias que vamos haciendo nuestras a fuerza de vivirlas." Lo que supone una conclusión melancólica: la noción de que el sujeto no está hecho para la personalización sino que está condenado a repetir la violencia de lo mismo. No obstante, si el relato puede hacerse, en efecto, nuestro, el camino se abre como una fuerza contraria. A ese cruce de caminos nos lleva Ana Teresa Torres con esta entrañable y lúcida novela, capaz de convertir a la historia nacional en la forma que sostiene la opción de una ruta distinta.

Conversación con la autora
Julio Ortega: Para empezar, Ana Teresa, quiero preguntarte por las circunstancias en que escribiste la novela. ¿Cómo se te planteó el libro, y qué problemas y soluciones encontraste en ese proceso?
Ana Teresa Torres: El exilio del tiempo es un libro que yo escribí entre el 84 y el 85, y la base de donde yo partí era, como me imagino que parten la mayor parte de las novelas, de fragmentos, de episodios, de situaciones, escenas, relatos, que en ese momento no estaban organizados; yo no tenía un plan exactamente de cómo era la novela, creo que en ese momento yo no tenía ningún plan, para decir la verdad. Creo que el plan de la novela, o la idea de estructurarla y organizarla, fue algo que surgió desde los propios fragmentos; fue como intentar que los fragmentos produjeran una unidad, que no sé si realmente tienen totalmente. Creo que en novelas posteriores yo me planteé la idea de un plan previo, pero no en esa novela, que es la primera que yo escribí; yo había escrito algunos cuentos, no muchos y sobre todo episodios. Ahora, en tus comentarios tocaste mucho el tema de la identidad en la novela, y yo me estaba preguntando cuál era mi estado de ánimo, cuál era mi idea entonces; bueno, yo creo que en ese momento yo estaba muy impactada por la Venezuela de los años 70, porque hubo un cambio muy impor­tante de la sociedad venezolana después de los años 60, que creo que se formó en los 70 y que se ha venido continuando hasta hoy. Esos cambios se habían producido dentro de la sociedad en todos los niveles, y por eso surge la idea de la identidad, la idea de evocar la memoria, como tu dijiste, para construir la identidad; la memoria, en el sentido de reconstruirme yo misma, es decir, quiénes somos, dónde estamos. Y, en cierta forma, mi personaje es un poco la etiqueta de los años 70, en el modelo de sociedad que se ofreció; lo que pasa es que económicamente el modelo fracasó y ahora estamos en lo que estamos, pero ese era el modelo propuesto. Generacionalmente yo pertenezco a los sesenta, y estaba muy impactada por el fracaso de todo lo que significa la utopía de los sesenta y en qué nos habíamos convertido, en una cosa completamente desvanecida desde el punto de vista de esos ideales; eso era para mi lo más importante.
J.O.: O sea, que la novela nace más bien de una necesidad de esclarecimiento. ¿Y cómo se va imponiendo el placer del cuento en esa armazón crítica de revisiones?
A.T.T.: Bueno, porque hay un placer del relato, a mí me gusta relatar; hay escritores que no les gusta relatar, que no les gusta la anécdota, a mi me gusta la anécdota y yo disfruto, en la lectura de una novela, mucho de la anécdota. Entonces, hay un placer en cada una de esas historias, porque la novela yo diría que es hiperanecdótica. Hoy día me parece que está excesivamente saturada de anécdotas. Bueno, yo siento un placer en hacerlo, el placer de relatarlo y, además, la estructura un poco va en ese sentido, porque las anécdotas se las relatan unos a otros. Hay generalmente alguien que le cuenta el cuento a otro.
J.O.: Y cuando escribías estos fragmentos, ¿se fueron armando en este contar dentro del cuento, o fuiste organizando un plan sistemático de unos personajes primero y otros después?
A.T.T: Busqué un cierto orden histórico, cronológico, que me diera un poco de estructura. Es un ordenamiento que no está respetado siempre aunque sí lo está internamente; lo hice cronológico en la historia, pero no lo es narrativamente. Después lo intercalé un poco siguiendo una cierta forma asociativa, una sensación de que el cuento rodaba de esa manera.
J.O.: Fluye muy bien el cuento, se lee muy bien, las secuencias van armándose con vivacidad.
A.T.T.: Pero lo que guiaba al relato era el orden cronológico. La secuencia histórica que empieza en los sesenta con la lucha armada, luego los setenta, que son la época perezjimenista, a la que yo le di bastante importancia; y hay muchos saltos, aunque el siglo XIX no lo toqué demasiado.
J.O.: ¿Tenías también el propósito de hacer una novela cuyo centro estuviera ocupado por la experiencia femenina venezolana? ¿Había una intención crítica o fue apareciendo el tema con los personajes?
A.T.T.: Yo creo que fue apareciendo. Tú hablaste del asunto de la voz y de la escritura; pienso ahora, que aparecían porque me parece que parten de mi experiencia, que la voz de la mujer no tiene nunca espacio; o quizás, en las mujeres de esas generaciones no tenía un espacio, y es una voz siempre oculta, una voz que está siempre debajo. Yo le di un papel más relevante, porque ellas son las que cuentan, los hombres no lo hacen, vienen en las cartas o en los diarios; pero esta voz es más protagónica porque está hablando.
J.O.: ¿Y cómo se fue armando el personaje central, la joven, la narradora que va articulando el relato?
A.T.T.: Yo la vería como un testigo. Por eso es que el personaje central no tiene nombre, pero tampoco tiene un argumento; o sea, su vida no es relatada, quizás hay algunas anécdotas que parcialmente la tocan, pero la idea que yo tenía era la de un testigo, de alguien que puede ver y, de alguna forma, juzgar o presentar; pero que trata de mostrarle a otro lo que está pasando, no su propia vida, sino un espejo de cosas que registra desde su óptica.
J.O.: ¿Qué dificultades te presentó el relato? ¿Fue más complicado de manejar por su misma fluidez?
A.T.T.: No, lo más difícil de manejar era lo que yo llamo armar el rompecabezas. Yo creo que eso es lo más difícil dentro de una novela, de cualquier novela, porque de pronto hay episodios de los que puedes estar más o menos convencido, pero el problema de una novela no es un episodio; es decir, la novela no se puede basar en dos o tres cosas que estén bien; es un edificio, y todo el edificio tiene que sostenerse. Por eso, lo más difícil es cuando empiezas a armar las piezas que sobran, piezas que no pegan, piezas que se repiten, que son incongruentes.
J.O.: Y al mismo tiempo, la novela es un árbol genealógico, otro principio de orden.
A.T.T.: Yo lo hice así creo que para no perderme dentro de los cuentos y de las épocas; para recordar quién estaba casada con quién. Es decir, yo armé la novela a partir de los personajes, aunque todo era modificable porque, al fin y al cabo, es una narración. Me tomó alrededor de dos años escribirla. Este modelo genealógico, por lo demás, venía de mi propia observación, de mi familia y de familias de otras personas; un poco, como creo que uno toma los personajes, o yo los tomo así. O sea que son aspectos de distintos personajes que se condensan y producen uno.
J.O.: Quiere decir que los personajes de esta novela tienen antecedentes en la realidad, son posibles. ¿Hay alguno que sea sólo imaginario?
A.T.T.: Fíjate, yo creo que no hay nunca un personaje que sea totalmente imaginario; no creo que haya un personaje sólo imaginario, o sea, que el ser humano no puede imaginar algo desde cero, no es posible psíquicamente. Pero, digamos, puede ser más o menos imaginario. ¿Quién sería totalmente imaginario? ; el más imaginario debe ser el muerto, indudablemente, el personaje que habla muerto.
También está el Sr. Laing, que no tiene un referente para mí, ni tampoco tiene una explicación, me parece ahora que es como el sin sentido. Aunque de pronto remite a un psiquiatra muy famoso, de ese nombre, quien no tiene nada que ver con la novela.
J.O.: También se puede decir que es un personaje que la novela crea para terminar. Lo más difícil de terminar una novela llena de historias familiares (es casi un siglo) debe ser, imagino, terminarla imparcialmente. Pero, ahora que mencionas la psiquiatría, no podemos olvidar tu profesión de psiquiatra; ¿dirías que las historias de vida en la novela tienen alguna relación con la práctica analítica de los relatos de vida?
A.T.T.: Sí, bueno, sí tiene importancia, yo creo; en el sentido de que yo tenía, sobre todo en ese momento, que era un momento en que yo trabajaba muy intensamente en la práctica, tenía, digamos, como modelo de mi trabajo el escuchar el relato de otro; y escuchar el relato de otro para darle un sentido a ese relato y para integrarlo dentro de otra cosa, digamos, dentro de un esquema de comprensión. Entonces, creo que ese modelo yo lo tenía por una experiencia de trabajo, una experiencia de formación.
J.O.: Una frase que citas en la página 154: "Chivo que se devuelve se esnuca." ¿Se "esnuca" ocurre por desnuca?
A.T.T.: Sí. Pierde la cabeza. Por eso, una vez tomada la decisión hay que seguir adelante.
J.O.: Pero Marisol, que es la que más adelante quiere seguir, me pareció también el personaje más literario.
A.T.T.: Ese es un personaje muy ficcional, pero era una suposición de que ella ideológicamente debía entrar en lo que fue, digamos, la lucha de los sesenta; y debía entrar en una posición de izquierda que ella misma, después, va de una forma perdiendo.
J.O.: Evidentemente aceptarías el calificativo de novela política para El exilio del tiempo.
A.T.T.: Sí, sí lo aceptaría. No es una historia fabulada. Creo que tengo un concepto muy claro de eso, porque tuve una gran amistad personal con Francisco Herrera Luque, y tuvimos la oportunidad de conversarlo; la historia fabulada sería, por ejemplo, si yo tomo a Juan Vicente Gómez y fabulo lo que es la vida de Juan Vicente Gómez, es decir, deformo la historia al incluir elementos de una ficción que yo supongo le va a dar más realidad que la que pudiera darle un texto historiográfico; pero yo no pongo los personajes históricos, está la dictadura de Gómez como un hecho historiográfico. En el caso de mi novela, la dictadura de Pérez Jiménez es un hecho histórico, pero yo no invento al personaje de Pérez Jiménez, yo no le doy nada a fabular a Marcos Pérez Jiménez, sino que consigno los efectos que tuvo la dictadura en un personaje de ficción. Entonces, en ese sentido la historia no está tocada, la historia está, digamos, atrás, atrás de la ficción ocurriendo. Por cierto, me pasó una cosa muy graciosa; un lector de la novela me dijo: "Usted metió allí a mi abuela;" yo me quedé paralizada, le dije: "¿a quién?; y me dijo: "Flor de María Gómez, porque yo soy nieta de Flor de María Gómez". Estaba encantada.
J.O.: Me da la impresión de que la novela postula que la única libertad posible de la mujer es la cultura, porque es la única fuerza que es más poderosa que la mecánica social, ya que la socialización convierte a las mujeres en seres que perpetúan el sistema que las esclaviza. Pero ¿quiénes son las mujeres que rompen el sistema? Una que quiere ser pintora, otra que quiere dedicarse al teatro y la que, al final, va a escribir una novela. Son tres gestos de mujeres artistas. Todas han fracasado, menos la última, que finalmente escribe su primera frase; yo creo que es formidable esta idea de que la novela termine con la primera frase de una próxima novela que no está aquí; o sea, que esta novela, de la cual ella ha sido testigo, le ha construido su identidad para liberarla y, al final, esta frase es la prueba de que va a tener una vida propia. ¿Estás de acuerdo?
A.T.T.: Sí, sí, muchísimo. Quiero decirte que un autor que a mí me gustó mucho, que disfruté enormemente, cuya novela yo tenía en un sentido de modelo, es Alfredo Bryce Echenique y Un mundo para Julius que era muy cercana a nosotros. No estoy segura de que la aristocracia peruana sea similar a la burguesía venezolana, creo que tampoco son parecidas; pero indudablemente en esa novela se descubre que son mundos muy próximos.

umamos la responsabilidad hacia una esperanza

Editorial

Editorial
Poesías eróticas

Conyunturas

No siento tu latir

Me acostumbré a caminar
los senderos de tu cuerpo,
recorrí cada espacio
con mis besos,
mientras mis manos
acariciaban tus partes
más eróticas.
Sentía tu piel erizarse
mientras desnudabas
mis íntimos deseos.
Era un placer sentir
como la humedad
de la pasión
nos excitaba en la lujuria
de la entrega.
Largo tiempo compartimos
el fuego que encendimos,
el día que te fuiste,
sin querer me llevaste contigo,
escondida en tus oscuros
rincones...
hoy ya no siento tu latir
cuando ansioso me tomabas.

Mariesca
La vida me ama y yo amo a la vida...
Derechos Reservados
Argentina

Google+ Followers

Campa sobre el espaldar el crepúsculo marino

Campa sobre el espaldar el crepúsculo marino
Resca, una poesía deletra nuestra alma

Golondrina, tejado de luz.


Rapida golondrina vislumbras el sol,

bajo tus mensajes y cristales secretos.

Brillan tus cosas en el agua y copas

de árboles.

Mensajes, breves gestos, marchan

al camino.

Giros en tus molino, oh, golondrina

de pronto éstas.

Cuajas el sol en la piscina, tensas

piel al romperse las elásticas de

los árboles.

Nunca te has marchado, en Reyes menos,

tu imagen vuela cuan golondrina en el

copo de los árboles

He tocado el mar con mis manos,

Dejando la huella en la sal.

Es un ruido de caracol al vuelo

Del Cóndor.

Otea tu camella, cual mariposa avanzar,

Pasar por días, a tu tierra.

Es visibilizar el rostro en tu andar,

A punta de libertad.

Nos descubrimos, sin predecir el

Pasado.

Hasta, levantarme sobresaltado al

Mar.

Es el portal abierto hecho llorar y,

Sueño

Junto al mar.

Emiro Vera Suárez, San Esteban, 31. Diciembre 2011

Mariposa,capullo del rosal


Regresa, no diga más
calla, solo calla.
Eres la hoja de un árbol,
refleja filos, solo salpicaduras.
Eres y serás un recuerdo.

La cascada, es un encuentro,
se abre la piedra al sentarnos
La ansiedad produce sosiegos.
La hoja abre su capullo, ventea.
Después,
tu corazón, siempre será igual,
el mismo.

Es un espejismo, ver tu rostro.
El cielo se oscurece, se dilata.
Es mi corazón
tu amor es infinito. Cruza largo.
Es sobrevivir, nace mariposa
del capullo.

Eres una dama, acogida en despertar.
Tu casa es paz y equidad,
permaneceré en la esquina, cada sueño
vuela mariposa, abre surcos
en mis espaldas, cálidas.
Son tus uñas, descubre mi silueta
le da sentido al infinito, es mi faz


tranquiliza las aguas, conduce tu mirada
sobre rieles, ve a Caracas, háblame,
dime el reflejo de tu rostro.

Emiro vera Suárez, 07 AGOSTO 2013



AIRE

AIRE
capullos y picos del aire y gusano en el corazòn que lame la miel del encanto

Invasiones Guerreristas

Invasiones Guerreristas
lA PALABRA ES LA VOZ DE QUIENES SOÑAMOS LUCES

La deslealtad y traición a un pensamiento unitario e integracionista en el Sur.

La Tecla Fértil


Los enciclopedistas franceses, como una levadura a nivel internacional, buscaron las mejores tierras para establecer teorías de dominación y, luego entregárselas a fuerzas norteamericanas para sus argumentaciones de guerra, de allí, que los grupos sociales establecidos en Europa buscaron en la legislación española, una vía de escape para ejercer sobre los puertos internacionales, un monopolio comercial y desde ese lugar, asentar una metrópoli de trabajo para observar los tipos de cultivo. Nuestro Libertador Simón Bolívar, fue muy claro en La Carta de Jamaica, cuando señaló a ese modelo de monopolio comercial y la arbitraria regulación de precios en esos tipos de cultivo ante la Corona Española, totalmente influenciada por los franceses e ingleses. Este documento político del Heroé de La Patria, resaltaba los entrabamientos de las familias coloniales y feudales para afirmar su condición social en las castas criollas de la época, muchos adquirieron una cultura básica en el Seminario Trideniano de Caracas.

La diferencia, con la sociedad actual no es mucha y ahora, existe mucho resentimiento por las capas estructurales de la economía que van arropando las formaletas de comercialización del novedoso sistema financiero local e internacional.

Carlos Marx, fue un teórico y estudioso de las clases sociales y algunos dirigentes políticos de épocas pasadas lo leyeron y, buscaron aplicar su temario a sus recién estrenados programas de gobierno, aprovechando la ignorancia del pueblo a que pertenecían territorialmente, llevándolos al más vil de los yugos.

Ahora, surge una nueva clase social en Venezuela, regida por militares y civiles asociados para aprovecharse de los bienes de consumo del Estado Bolivariano de Venezuela y no resguardar nuestras fronteras, siendo el presidente, Nicolás Maduro Moros, solo un as de una realidad que jamás sospecho de las tretas que se mueven a su alrededor para destituirlo como jefe de gobierno.

La actitud asumida por La Compañía Guipuzcoana y los mercaderes de hoy, que, utilizan el sistema financiero mundial, no marca diferencia alguna, son las mismas sanguijuelas que destrozaron una candidatura gubernamental auspiciada por el comandante Hugo Chávez Frías. Me refiero a Mario Silva, un hombre de convicciones socialistas claras y ganador de las elecciones en Carabobo y que por lo menos a seis mesas electorales le cambiaron los tarjetones a la inversa y, donde el elector, pensando que votaba por Mario, lo hacía con el joven Salas Feo, conocido por mí desde joven, en San Esteban Pueblo de Puerto Cabello. Esta traición, a los ideales asumidos por hombres que se creían leales, es el resultado de la ignorancia política y una falta contumaz de ideología en las filas del Psuv, existen razones de prebendas para estar alineados a esta organización política y, nunca por un ideal hacia la patria. Todos son adecos y copeyanos y se encuentran alineados con Henry Ramos Allup, Diego Borges y La MUD. Hay, otra oposición, integrada por gente honesta y que debería liderizar el horizonte de la patria que se quiere, para lograr la Paz, con verdaderas convicciones democráticas y de lealtad.

Lo de Ramírez Torres es poca cosa y Tibisay Lucena es fiel al CNE, pero, poco maneja la data o base de datos, la salva es el pueblo y la imagen del presidente Hugo Chávez Frías.

El Consejo Nacional Electoral, (CNE), se encuentra recargado de responsabilidades y controla todos los derechos naturales del ciudadano, cuando es un organismo que resulta vulnerable por las manifestaciones políticas, no ideológicas, de muchas personas que allí cumplen funciones ejecutivas. Este organismo, debe ser una concepción netamente electoral y no de derecho civil, por las atenuantes que ahora vemos asentadas en su prosecución legislativa e interpretación jurídica. Estamos en tiempo de coyuntura y decisiones que nos confronta como ciudadanos. Repito, no entiendo algunas cosas del gobierno bolivariano. Ataca a Ramírez Torres, que, en el pasado fue su aliado y en ese tiempo, le otorga hectáreas de terrenos a los protestantes, alrededor de aeropuertos y zonas de seguridad, cuando, las Asambleas Protestantes son Asociaciones Civiles que dependen de Estados Unidos de Norteamérica, Inglaterra y Puerto Rico y mantiene un satélite protegido con enlace telemático con programas religiosos, precisamente, hacia América Latina. Algunos pastores, fungen como capellanes de la Policía Nacional Bolivariana y cuarteles.

Con esto, quiero decir que la responsabilidad conspirativa, no es solo de Miguel Eduardo Ramírez Torres, sino de muchos funcionarios que incumplieron con el verdadero Legado de Hugo Chávez Frías y, ahora conspiran contra el presidente Nicolás Maduro Moros. Leamos, los últimos artículos de Eva Gollinger y los tres últimos programas televisivos de Mario Silva.

A Andrés Eloy Méndez, le hicieron cachua en CONNATEL, la izquierda cristiana copeyana. Obviaron que la política venezolana es bolivariana, enmarcada en una sociedad esencialmente democrática y exige una ética ideológica de hombres responsables hacia un ideal que tenga jurisdicción legal, con una independencia verdadera de poderes que demuestren la eficacia o ineficacia, legitimidad o ilegitimidad del actual sistema político: Militarismo, o vía revolucionaria de un proyecto.

Al no defender la capacidad ideológica emprendida en la época de Hugo Chávez Frías, la militancia unas determinaciones antihistóricas, que, quebrantaron la unidad partidista, se les permitió a los viejos adecos y copeyanos incrustados en el Psuv, a ejecutar programas de inserción que quebrantaron la unidad, como la autonomía ciudadana y, en ese momento, los colectivos sin voz de mando y organización partidista conformaron una asimetría del poder constituido y, luego los bachaqueros y paramilitares, arruinaron toda una estructura política en conformidad con grupos autónomos del Psuv y, que culminaron con los recientes saqueos.

Ante, esta desnudez política, debemos desarrollar algunas líneas direccionales para solventar lo grave que se encuentra lo interno del país, hay que considerar la libertad de nuestro pueblo y su ejercicio, como la capacidad que tiene el hombre para liberarse de sus contextos históricos.

Ya, en este tiempo, la dialéctica ha convertido la historia en un sistema, cuyo contenido mismo, va más allá de la razón. Los venezolanos creímos en una unión del pensamiento, bajo efectos comunes. Pero, esta conexión intrínseca y cronológica nos llevó a discutir los fundamentos de la teoría marxista, pero, el impacto social ha sido muy grande y, las tendencias que se mueven se contradicen entre sí, de una manera interna para hacer confundir las concepciones entre la razón, religión y libertad. El individualismo religioso, ahora aparece para girar en un vértice político, donde la consumación de la verdad es negada y manejada por un resentimiento que, rompe con los valores. Hay un desarrollo de la fijación de algunos hechos, evidentemente existenciales.

Es una lucha contra este liberalismo, disfrazado de socialismo que rompe con el Estado, nos da condiciones de vida, totalmente paupérrimas y son expresadas por individualidades, que, solo asisten a sus requerimientos existenciales.

El Socialismo, como proceso y proyecto, lo han convertido en degradante y, en vez, de ser un símbolo vinculante, constituye un código de lucha sin descanso y de resentimiento a esa sociedad, que una vez, la transformó u benefició con viviendas, programas sociales y alimentos.

El político de carrera y de profesión, debe ser la consumación de la verdad y, jamás debe encontrarse aislado del pueblo, ya que es un vértice político en la estructura ideológica del Estado y, responde a las relaciones capitalistas que se enmarcan en su seno, porque es un intercambio de conocimientos y experiencias en el tiempo, dependemos de un proceso de bienestar social y de bienes.

La existencia esta prescrita a la filosofía y la lucha con la naturaleza, seguirá allí, para reflejar posiciones políticas de relación capitalista, teniendo un carácter totalitario por el sistema productivo, en nuestro caso, el militarismo, ha dañado nuestra estructura económica y poco garantiza el crecimiento productivo del Estado. El hombre, es sometido a sus fuerzas que son de riqueza y poder.

Hay una identidad y realidad ya establecida y, nos hemos separado del desarrollo social para caer en un progresismo decadente y profundo. Existe una nobleza feudal caudillista en Venezuela, con alto poder de fuego, el pueblo, le cedió esa fuerza al no asistir a las reuniones comunales para regularizar el Poder Comunal en cada junta comunal.

Hay que apostar por la libertad económica de Latinoamérica y avanzar en el impulso de un nuevo impulso por La Paz con verdaderos representantes que, invoque las voces aborígenes de la Región y, evitar el fracaso de quienes desean la unidad de los pueblos, porque hay grupos motivadores de la división anarquista.

Elías Jaua Milano en un artículo reciente de su autoría, manifestó, recientemente que:” Para ser leal, hay que ser valiente, hay que ser honesto, hay que ser humilde, es decir, hay que ser un hombre o una mujer de honor”. Por eso, en este tiempo, debemos percibir la realidad y ser consecuente con las ideas asumidas y llegar al final del camino.

El modelo a seguir ya está escrito en la conciencia y el sentir del venezolano y debemos avanzar en la conciencia genérica del pueblo para marcar el futuro del país, dejando atrás el egoísmo y la concepción de la vieja república.

luisa ortega diaz

luisa ortega diaz
la politica venezolana avista un nuevo mundo geopolitico.

La postura feudal hacia la Fiscal Ortega Díaz.

Aventis


El Feudalismo Europeo, siempre originó duras polémicas, porque las tesis que se erigieron para su conformación pragmática poco tenían consistencia, ante la sociedad feudal y, el desarrollo agrario venía estancándose ante el imperio romano y los conquistadores árabes que daban al traste con las unidades geográficas y territoriales. Tuvo una revitalización en los siglos XI y XIII, porque se reinventó el capital como punto de apoyo, hasta que apareció la tesis del Sistema Capitalista y luego Carlos Marx, después de visualizar la ruta del comercio, reinventada por Mahoma y Carlomagno, conocido como el Imperio Otomano. El gran problema e incertidumbre fue propiciado por la compleja producción de productos agrícolas y artesanía, su distribución y el precario pago de impuestos.

La industria, siempre tuvo sus privilegios y las empresas que se conformaron alrededor de ellas, como pequeñas agencias de representación, recaudaban suficiente dinero para ocupar territorios fértiles y útiles para asentarse y convivir con la familia. Del África y las zonas altas traían la mano esclava para el cultivo de grandes plantaciones de productos afrodisiacos y del balance diario, hoy conocido popularmente, como cesta básica.

Marx, fue un teórico con suerte y, quienes ejercían funciones públicas observaron mediante sus argumentaciones como capitalizar el dinero recaudado y repartirlo en pequeñas proporciones a los ciudadanos que se reunían en provincias, comunas o comarcas, luego vinieron los grandes vecindarios.

La mal llamada crisis económica, siempre ha existido. Esas empresas, adquirieron autonomía en el mercado interno y los márgenes del capital percibido, lo utilizaron para traer en pequeñas naves y bergantines, productos de la India y el Medio Oriente, luego vendérselos a los seguidores religiosos de Mahoma, Krsna y Jesús. De esta manera, se abría un nuevo universo comercial al mundo religioso que, en el caso de los Escribas y Fariseos se unieron a los monjes para formar El Estado del Vaticano con sede en Roma y el Protestantismo Luterano en Alemania, que se unió con el Romanismo para fomentar la captación de un nuevo cristiano en Rusia, los ortodoxos.

Este enjambre de individuos, fomentaron la captación de dinero, mediante oficinas públicas que, luego conformaron las grandes entidades bancarias, que, ahora tiene un carácter global y universalizado.

En Venezuela, nuestro caso, hay un grupo de consumidores de riqueza, que no les importa el Estado y aplica medidas tributarias ancladas en el siglo XVIII y XIX para quebrantar el orden público.

Los militares aprovecharon los canales abiertos por el humanista y militar, Hugo Chávez Frías, quién presidió la República Bolivariana de mi país de origen para controlar un mercado cautivo de divisas y salirse de los cuarteles y fronteras para liderar el comercio libre de alimentos y especias, algo vedado por el antiguo Congreso Nacional, porque la responsabilidad de las Fuerzas Armadas es velar por las Fronteras, espacio aéreo y los ilícitos aduanales, esto, era controlado en la colonia por la Compañía Guipuzcoana y los Belzares, una casta de administradores controlados por Alemania y España.

Hay una campaña psíquica a nivel de asimetría para distorsionar el pensamiento, con el propósito de fomentar yuxtaposiciones en el manejo de criterios que fomentan el bienestar y la paz o las contradicciones en la estructura geopolítica del Estado. Hay un elemento desintegrador en el sistema estático del formato marxista para determinar posturas de inestabilidad e inseguridad, sin importar las leyes y, de esta manera, el sistema reinante posee la capacidad de avanzar o detener las precisiones dadas desde una óptica comercial o religiosa.

A los militares, en este caso, solo le interesa el capital mercantil, tener las prebendas que el civilismo les da, los ciudadanos humildes siempre estarán engañados por esta vía y el capitalismo, solo podrá entenderse con los nuevos señores feudales, ahora representados por La Corte Suprema de Justicia.

Aquí, no hay guerra económica, es toda una falacia montada por el campo político hacia el mundo de la banca financiera. Y cuenta con la ayuda del ala militar, en el caso, Venezuela. Vendrán eventos inexorables que sacudirán hasta las raíces de cada organización popular y el desempleo aumentara y, quienes laboran, verán menguados sus salarios. Es un panorama desalentador, donde el proletariado, tendrá sus propias reservas históricas, porque, es el responsable directo de esta crisis al apoyar a grupos hegemónicos que controlan el poder desde una organización política, el cual viene siendo controlado por militares.

Ya, todo se encuentra bien claro. La voluntad de un pueblo poca cuenta. Y, la revolución es un proceso histórico, donde el vecindario, tiene un conjunto de derechos y deberes para dar a conocer un patrimonio en el orden cultural de su propia idea. Del siglo XVI al siglo XX, los comerciantes se acercaron al pueblo para que sean proveedores del espíritu creativo de los hombres y mujeres en general.

Aquí, no hay renuncia de los bienes, sino un ritmo de requisamientos y requerimientos para fomentar el capitalismo bajo una estigmatización revolucionaria. Se deben resolver las asimetrías y esto, ha llevado mucho tiempo y las partes están agotadas, buscando su propio liderazgo.

Los militares, desean participar en todos los eventos políticos, pero, las once gobernaciones a su mando, revisten un atraso organizacional muy profundo. Algunos, se encuentra en la lista de participación para La Constituyente. Ya hay, persecución de la protesta y, los mensajes van directo a la humanidad de La Fiscal Luisa Ortega Díaz para disminuirla y debilitarla por sus posiciones claras ante un hecho político.

El gran problema es que, son los mismos de siempre, una cofradía que no cede posición alguna desde 1999. Y todos, están ligados de una u otra forma con el Tribunal Supremo de Justicia, tal como sucede con el abogado Gustavo Pulido, recién nombrado gobernador de Carabobo y, otros que, en una u otra instancia son nombrados a cargos direccionales, porque los titulares van a cargos de constituyentes.

Las redes sociales y algunos impresos, están motivados por estrategias electorales que buscan quebrantar el orden institucional del país, porque, todo constituye un proyecto político y personal de cofradías políticas, que se manejan en el nuevo campo geopolítico y asimétrico del Estado Bolivariano de Venezuela.

Los movimientos de izquierda a nivel internacional, vienen con un asesoramiento muy pobre en cuanto a sus argumentaciones ideológicas. El caso de España, (Mariano Rajoy), es un ejemplo típico de ello. Donde un Pablo Iglesia y José Luis Zapatero con Ábalos, buscan darle un vuelco al gobierno y colocar una plataforma ideológica bajo el símbolo de la conciliación, atrás, estaría José María Aznar, quien desea darle poder a su hijo, desplazando a Rajoy, todo un acto de traición enmarañada en el campo diplomático y cuyos actos ha sido cocinado en República Dominicana. No olvidemos que el gran tema es el Dorado Venezolano, un escudo montañoso y de valles con oro, uranio, coltán, diamante, fauna, oro, plantas medicinales, silicio, magnesio, zinc, hierro.

Es un proceso político integrado que entra por Cuba y Colombia, Venezuela no participa en ese dialogo, se encuentra marginada y reviste un alto carácter político. La fiscal de La República Bolivariana de Venezuela ha actuado correctamente, allá los ojos que no miran el abismo y los referentes izquierdistas del país saben lo que ha de suceder con la Alianza del pacifico, ya Angela Merckel estuvo en Argentina y el premier portugués en Chile, un plan bien combinado para afectar nuestra economía. Muchos países han roto sus relaciones entre sí por Venezuela e incluye Taiwán.

Iglesias, ya controla algunos funcionarios europeos y junto a Monedero e Iñaqui diseñan un plan de trabajo de largo alcance, con miras al futuro, teniendo como único fin, una alternativa en Derechos Humanos para controlar el comercio del petróleo en el mundo, mediante una homogenización de la política internacional y la globalización de la economía estadounidense bajo la manga de Donald Trump y Vladimir Putin, que ahora es un gran empresario y negociador a costa de los rusos.

El gobierno venezolano, siempre esta distraído en estos menesteres por desconocimiento del campo diplomático y, tener unas Fuerzas Armadas Bolivarianas fuera de las fronteras y pendientes de negociaciones que son inherentes a la Sociedad Civil. La Cancillería, no se da cuenta de nuestra precariedad a nivel internacional. Digo esto, porque el presidente Nicolás Maduro Moros, fue el que organizó el perfil diplomático que coordinó el comandante Hugo Chávez Frías, quién fue presuntamente inoculado de cáncer y que, anteriormente Ernesto Guevara de La Serna fue aislado en Bolivia, por pretender con los chinos una manera más ligera de comercialización. Fuera de los rusos que poco estaban accesible para América Latina. Ahora sí, desean venir al Sur por negociaciones, todo un interés con raíces oscuras.

Los venezolanos, durante estos años, hemos sido utilizados por países emergentes más pobres, pero con mayor astucia militar y estrategia económica, Muchos ciudadanos desplazados de sus países originarios, recibieron ayuda muestra, pero, ahora sus hijos son terroristas o constituyen una fuerza paramilitar, pero, lo más grave es que anudan dos nacionalidades.

La derecha mundial, tiene ojos abiertos hacia Venezuela. Los desórdenes callejeros, así lo manifiestan y debemos impedirlo, con una acción conjunta de todos, pero, solo la conciencia política nos permitirá conocer cada hecho y avanzar hacia una democracia socialista verdadera. Respaldo La Constituyente de Chávez, sin puntos oscuros en su tránsito hacia la libertad económica.

La Fiscal, actúa de una manera correcta, en el Psuv lo saben y las gobernaciones controladas por militares jamás organizaron el Poder Comunal y allí aparece, lanzándose a Constituyentista, así muchos, me pasaron una lista en mi sector para que firmase por un tal Veloz, en cuarenta- 40- años que tengo residenciado en este sector, jamás le he visto. Es la misma cachua que le propinaron a Mario Silva, aquí en Carabobo es normal aplicarla, en mi punto electoral, voltearon los tarjetones y los electores sufragaron por el pollo Salas y no Mario Silva y Edgardo Parra, anteriormente hubo otra cachua que perjudicó a un conocido editor de libros local. Todos, conocemos quien motivo a ese fraude electoral, salió de los traidores del Psuv.

maripili hernández



Maria Cristina Resca

Maria Cristina Resca
Escritora de Argenta

NOCHE UNICA


Noche única

Volvimos a encontrarnos,
sin haberos buscado,
sin cita prevista...
Fue una noche impensada,
tal vez soñada,
pero nunca esperada.
No faltaron palabras,
caricias, ni besos
que incendiaron la noche,
y en la urgencia del deseo,
fuimos a un cuarto de hotel.
Nos desnudamos ansiosos
de sentir nuestras pieles,
fue allí, en ese instante,
cuando el lecho nos cobijó.
Con la complicidad de las sábanas
dimos rienda suelta a la lujuria,
hasta que el día despuntó.
Fue una noche única, mágica,
que hasta hoy,
no volvió a repetirse.

Mariesca
La vida me ama y yo amo a la vida...
Derechos Reservados
Argentina

Editorial

Editorial
La palabra es versificación de un Fe y Verdad

Visión del Sur

Aventis

Constitución y IV República, el nuevo acontecer nacional

Ninguna Constitución, debe hacer apología a un criterio revolucionario, aunque en el fondo se hagan revisiones que avancen hacia ese sentido patriótico, el mejor sentido de las cosas es hacerlas y no ejecutar programas que determinen un proyecto en cada provincia del Estado Bolivariano. Estas evaluaciones se irán archivando en el Palacio de Miraflores para su respectiva evaluación y, en el período correspondiente avanzar con el pueblo hacia el camino de una evidencia geopolítica. Todo ello, conlleva el trabajo de un equipo de juristas que en un solo pensamiento e idea nos refleja el sentir del pueblo. Allí, nace La Constituyente, el pueblo vota por un conjunto de asuntos jurisdiccionales que le favorecen territorialmente, nunca una Constituyente es avalada por el Estado para convalidar un poder constituido, es una fechoría a groso modo. Por ejemplo, antes de llamar a consultas y validar, en el cronograma de trabajo de Hugo Rafael Chávez Frías se acordó disminuir las entidades financieras, porque, los accionistas son los mismos y unificar los partidos políticos a dos o tres, más no. La idea, es darle fuerza al musculo del Estado y que cada institución se aboque al desarrollo e industrialización del país.

El militarismo, ya cumplió su papel en la estructura del Estado, así lo pensó el comandante. Cuando el gano las penúltimas elecciones generales a presidente, hasta allí llegó lo transitorio y empezaba el verdadero gobierno socialista y democrático bajo su mando, a los dos años siguientes iríamos a una Constituyente para reformar algunos postulados de la IV República porque el pueblo dijo NO al cambio de ciertas actitudes del Estado, como la viejísima Ley de Comercio que causa estragos en la viabilidad del mercadeo globalizado y cuyo destino final, le causa mucho costo al consumidor, también la Ley del Periodismo, porque hay un abuso con las cableras y redes sociales y CONNATEL carece de disciplina para sancionar los abusos que vemos a diario por las computadoras o internet, está claro que algunos aspectos de esa realidad tiene necesariamente que ser modificada y, no es cuestión de libertad de expresión.

Esas ponencias se encuentran ya dadas, pero, el pueblo poco participa o no asiste a los Congresos, por ejemplo, hay algunas ponencias educativas aprobadas y que los Colegios Privados se envalentonaron y se opusieron, eso data desde la época de Aristóbulo Isturiz y el Ministerio Popular de La Educación, los engaveto por medio de causar opiniones contrarias, cuando esos trabajos expuestos y condensados luego, servirían para darle mayor contenido de responsabilidad al alumno y, que debería ser crítico y no un simple espectador, luego vendría la entrega de canaimitas, laptops, tablas y computadoras a los estudiantes, en una verdadera masificación educativa. Pero, la última fase se cumplió en parte, las tablas en Misión Sucre le fueron entregadas a colectivos pasivos y armados que hacen vida dudosa en los sectores populares y bachilleres que dejaron de estudiar, a pocos estudiantes activos se les tomo en cuenta y, esa entrega fue más de circo que de responsabilidad académica. Con esto, quiero decir que los programas revolucionarios se empiezan y no terminan, las canaimitas si fueron dadas.

Por lo tanto, esta Constituyente tiene un carácter presidencial y atornillar a dirigentes políticos que ofenden al pueblo desde los medios de comunicación social y darle un aspecto cooperativista al voto laboral, esto, quiere decir que en un siguiente periodo presidencial no habrá elecciones generales, porque sería un comité que procedería nombrar al presidente, en una réplica del modelo cubano, lo que hacemos es copiar y no generar principios propedéuticos de una realidad social vivencial.

Pero, nuestra Constitución, refrendada en 1999, también fue objeto de consultas, con otros modelos y cada constituyentista asumió su rol e interpretó lo concebido y, que el pueblo asumió como una realidad.

El presidente es la herramienta para ese dialogo nacional y donde el lenguaje, necesariamente tiene que ser moderado y sin ningún tipo de asesoramiento o acompañamiento foráneo, todos estamos obligados a una reflexión, porque las metodologías nunca se pueden obviar y constituyen un presente hacia la acción pública de servicios. Por eso, la Asamblea Nacional debe ser revisada a profundidad y su sede jamás debe ser objeto de perturbaciones públicas internas, menos de los colectivos que tienen a sentaderos en sus esquinas, aunque es una caracterización de la política venezolana, después de la dictadura de Juan Vicente Gómez.

Los venezolanos, debemos hacer respetar las leyes y tiene que haber una modificación en la caracterización para ser presidente, tiene que ser nacido o originario del país, donde ejerza sus funciones públicas. Esto, está reflejado desde la colonia y, ningún cuerpo jurisdiccional puede prestarse al juego de palabras y etimologías, semánticas y hermenéuticas sobre sus descripciones, hay una definición lineal y así debe ser.

La Constituyente debe darse en un clima de acción directa con el pueblo y no por consejas extranjeras o internas y cuyos fines, es conocido por todo el pueblo, la perpetuación del poder, sin importar las consecuencias letales que traerían tal propósito. Ya el pueblo, empieza a protestar en las zonas populares con fuerza porque sus necesidades primarias o le son tomadas en cuenta, quienes ejercen el verdadero gobierno son extranjeros y los militares superiores y subalternos, como los dirigentes políticos son víctimas de ese acontecer político, muy puntual por las medidas económicas que no se previeron en el pasado.

TORBELINOS


"he sido sabio en el tiempo, déjense pecadoras de utilizar la palabra áspera y adornar el engaño y lengua con la sabiduría de Dios, es un engaño. La Biblia dice que en casa de justo hay gran provisión, pero turbación en las ganancias del impío"

La Fe, en una Venezuela de Libertad

La Fe, en una Venezuela de Libertad
No queremos el Camino a la Pobreza extrema

AGUAS SOBRE EL APURE


Cada mañana, florece el acampado, donde te ejercitas,
Guayabitos, se llena de esplendor por tu luz,
Allí estas moviendo las manos y piernas en un compás.
El café, no se repitió en Las Chimeneas, las tardes son grises.
El canto en el llano se despierta, el arpa truena hasta el Catatumbo,
las piraguas llegan con su cargamento de plátanos al muelle,
Todo es alegría, gracias a Dios por conocerte, tu corazón tumba
que tumba.
Es el baile de San Juan, suenan los tambores y llega el revoloteo.
Eres abuela.
Son trillos que alegría, se levanta la parrilla. Y el ron venezolano.
Todos a beber.
Lealtad es todo lo que te ronda, aprendí mucho de ti
He jurado en voz alta ante el mundo, tu amistad me marco.
Cuando el amor entra en juego
La suerte es echada, con dados. Mucho en juego.
El cual sacrifica la amistad.
Quiero TU abrazo, sentirme querido, temprano o al atardecer,
caminando en Los Guayabitos.
Final del día para la amistad y confusión de mis sentimientos,
Adiós serenidad
Una amistad virtual, real,?.
un sueño maravilloso, que nos hace feliz
Emiro Vera Suàrez, febrero 2015


Petróleo, agenda del conflicto

Petróleo, agenda del conflicto
La muerte en el camino

Respetemos, el presidente es Nicolás Maduro, según actas del Consejo Nacional Electoral.

Fusión y Convivencias


La mayoría de la población venezolana, muestra una conducta psicótica y crisis de nervios de cierta magnitud y sus electrolitos no funcionan a su realidad orgánica, dañando su perfil y destextualizandose como unidad orgánica en la estructura social de Venezuela., hay un bombardeo de información de cuarta generación y telemática que viene dañando la psiquis del venezolano hasta desviarlo a lo imposible, donde es difícil procesar cualquier información. Incluso, muchos seguidores de la plataforma de Hugo Chávez Frías han caído en esa trampa bobos de la Oficina de Inteligencia Norteamericana, observando que algunos opinadores de portales han caído en ese terreno al despotricar de articulistas y escritores que ya tienen una firma en los registros regionales por ser acreditados por el Estado, gremios y las Asociaciones para dar tal información.

Hay un importante número de venezolanos y extranjeros afectados por la televisión venezolana, muchos prefieren alejarse de su realidad y quebrantar su espíritu. Su pensamiento, lo envuelven en la nada para desviar su alma hacia el infierno y condenan su alma a un constante enjaulamiento hasta llegar a la conciencia, regreso al mundo cultural y veremos el pasado y seamos, lo que hoy soy. Es nuestra sociedad y familia. Lo mediático nos daña y quebranta hacia la tristeza del alma y jamás tendremos una afirmación en la vida.

Hasta cuando vivir de la infamia y los criterios de otros, de la tristeza y el dolor por mi país, ya tenemos cuatro años en esto. Hay abusos, en la concepción de la realidad y la invocación de esa verdad, debe provenir del pueblo, el presidente puede asistirla y convocarla, pero, jamás en las actuales circunstancias, tiene que ver el espectro de su mundo interno y comprender que él, provoco esta burbuja y enjambres que distorsionan la paz en un vecindario y en una provincia, la avispa reina nunca tendrá vacíos en su esencia, así es la persona que ejerce funciones presidenciales. Somos libres, así lo decretó Bolívar y Chávez, Jesús y su padre, Jehová de los ejércitos. No estamos encadenados a la ofuscación del existir.

Somos Venezuela, no Colombia, la traidora, donde naciste. Somos una sola patria, La Gran Colombia. Tierra fértil para nuestros hijos.

Ya basta de fraude y, falsas expectativas, todo es una coraza para devaluar el dinero y entregarnos al capitalismo norteamericano, China es solo para prestarnos dinero, cuando hay desfalcos. nos ultrajan los civiles, vestidos de rojo y ahora los militares. Le entregamos el país a los grandes consorcios, sin previos acuerdos y convocatoria del pueblo, hay una constante usurpación de los poderes públicos.

El presidente, está sujeto a un expediente con argumentaciones válidas, sobre todo lo acontecido y quienes estudiamos leyes y la interpretamos, sabemos lo delicado del asunto, la Fiscal, ni ningún funcionario público se encuentra exento a ser ofendido y puede actuar acorde con las leyes republicanas. En nuestro caso, La Fiscal puede actuar y con una mayoría de la cámara suspender del cargo al presidente de la República, más los militares que le acompañan en esta alocada carrera y, los opositores que liderizan esta contiendan, ya deberían estar presos, soy especialista en filosofía jurídica, estudie tres años esa especialidad en la Escuela de Derecho a través de la Oficina Latinoamericana de Estudios jurídicos, dependiente de esta escuela bajo la dirección en ese entonces de la Doctora Ana Manrique y el Coordinador Walter Carrión, quien esos tres años, me dio semiótica de la filosofía jurídica y semántica, no es egolatría. Allí tengo mis papeles en regla, aquí nadie es Constitucionalista, es una palabra al aire. Todo abogado y Doctor en Leyes debe conocer La Constitución Bolivariana al pelo y, cada quien, sabe lo que ha ejecutado o fomentado, todos deben ir a juicio y detenidos. Violentaron toda norma, más los oficiales y los soldados y utilizaron a esos niños, esos jóvenes de la PNB en hechos punibles en la actuación pública y penado por los acuerdos internacionales.

No soy, amigos, ni adeco socialista, ni espía estructural o polizonte. Soy venezolano y quiero desarrollo para mi país. De allí, mi aclaratoria anterior y si soy periodista y escritor, pase toda mi vida estudiando psicología y leyes.

La sociedad venezolana la enfermaron, muchos han fallecido por crisis nerviosas al no conseguir medicamentos, hay hambre por no tener los mercados alimentos que suplan la dieta diaria y escasez de proteínas. La carne bovina ya está a trece mil bolívares el kilo, bueno, el actuante de todo esto y el tren ejecutivo que le acompaña pueden ser juzgados por la Ley de administración civil y penal, Y, por no acatar las normas Constitucionales.

Ya el tiempo se está despejando y la Luz del Evangelio, viene revelando la verdadera Ley, en eso, Chávez fue cauteloso y recto, hombre firme y de esperanza, como lo fue Jesús en su gran tema, La Salvación.

Es hora de decir la verdad. Socialistas, somos todos y queremos la libertad y ejercicio público de los poderes, adscritos a nuestra Carta Magna. El presidente Maduro, no acató lo dicho por Chávez y al decretar que el Bachaquero no puede ser perdonado, al abusar en la calle vendiendo sus productos, el militarismo y la gendarmería deberían haber actuado y habilitar el campo de concentración de la Isla de Tacarigua, denominado Rafael Caldera, para recluirlos y ser enjuiciados según lo dictamina la ley, por otro lado, decirles no a los empresarios de maletín y también mandarlos allí. Otra Venezuela sería hoy. El pueblo es quien sufre estas calamidades y, precisamente el chavista, que no tiene puestos de trabajo, ni viviendas, Eso, lo indica las encuestas y las estadísticas en Los Consejos Comunales, es el mismo chirrido y lagrimeo.

Respetemos, Nicolás Maduro es el presidente.

Los ojos ven mi alma

Los ojos ven mi alma
El espíritu vaga en mi aire

OCASO DE LA LUZ

Carta a Arthemis


Nada morirá, el viento vuela en mi alma,

Nada morirá, el corazón fluye su respirar

Mi espíritu aviva el soñar de mi alma

Y me despierta cada día en mi cama.

La perfección no existe en las almas de poca conciencia, Elena siempre se quejó de su defecto, ser ciega espiritual, a pesar de tener un buen origen familiar, todos la queríamos y una vez, quise verla sonreír y le doné mis ojos.

Las olas y el mar, es un clamor de un pastor

Toma mis manos y bendeciré tú alma,

Dios es supremo, libra el corazón del opositor,

Comprende, la noche esta entrada, aquella piragua es rara.

El mundo es encantado, ojala pudieses verlo con mi carta en la mano, es una cantata, que habla por tus ojos y, ya no están huérfanos, son encantados por la alegría de tu mirada y que todavía eres una chica, sentada en el malecón.

No caviles, adelántate al camino de Salvación

El pastor guía tu camino, no es el mismo vacío

Es la balanza, detente, es el día de rectificación,

Tus pelos rizados, juzgan tus motivos, los he visto.

Elena, jamás dio gracias, la carta se la llevó el mar y el viento, me apoyé hasta el final, quedando huérfano, te di la oportunidad como amigo, porque nunca tuviste familia y el mundo conoce tu alrededor, sobretodo tu familia y amistades.

La vida me pone furioso, he salido a la calle,

Es iracundo pensar en lo amado, es tiempo del bautizo.

Ideas descabelladas, el iracundo tendero

Nada es prohibido, tómalo desdichadamente

Emiro Vera Suárez, julio 16 de 2015

caudillismo el nuego género venezolano

caudillismo el nuego género venezolano
y los civiles, obviados

Maduro y Psuv, descalabro en la orientación izquierdista venezolana

La Tecla Fértil


Sí estuviésemos en la época de Maquiavelo, nos tratarían como un Estado corrupto, que ya no puede ser salvado por la izquierda, sino que se debe refundar los principios de la izquierda socialista para avanzar en autoridad, leyes y con la idea de castigar fuertemente a los corruptos. Hay una excesiva corrupción en la clase política y en el pasado, tomaron la Asamblea Nacional para romper con los hilos de la historia y el Legado del Comandante Chávez, hasta llegar a un Madurismo con todas las consecuencias, ya no de parte del presidente Nicolás Maduro Moros como seguidor de las ideas de Hugo, sino por aquellos que pervirtieron los ideales de izquierda en Latinoamérica y nos llevaron por derroteros distintos hasta llegar al fracaso, ya no hay tiempo. Para la enmienda política.

El endurecimiento en las leyes para estimular el miedo en la Sociedad Venezolana, nos lleva a librar una gran batalla contra la corrupción y burocracia y, sin duda, quienes defraudaron al Estado, no se sienten a salvo buscando resguardarse bajo las ventanas del Consejo Nacional Electoral- CNE- quien maneja un conjunto de símbolos a sabiendas que la ciudadanía necesita esos símbolos para percibir las cosas y tener la esperanza que va a cambiar el país.

Los partidos políticos, tienen que librar una lucha contra el delito, como dictar conferencias para aconsejar una sociedad inflada por las mentiras de unos dirigentes que distorsionan su lucha con el pueblo.

Necesitamos una cultura de gobierno transparente que florezca desde el seno de la Asamblea Nacional y, que los hombres y mujeres puedan resistirse a sus propias pasiones, en consecuencia, el CNE como otras instituciones de poder en el Estado, debe diferenciarse y sus miembros no pertenecer a una elite disfrazada del poder en el mismo Estado.

Los beneficios hacia el pueblo jamás pueden ser individuales, donde se les de seguridad y prosperidad, Venezuela ante el mundo ya no tiene reputación, unos seudo- izquierdistas formularon un conjunto de poderes para actuar individualmente y no, con la acción del pueblo que es manipulado y engañado pavorosamente.

Por éstas páginas digitales e impresas, lo venimos diciendo sobre el verdadero golpe de timón. Al fallecido expresidente Rómulo Betancourt le bastó tres motores para emprender una obra de Estado que duró aproximadamente cuarenta años, su gran error, olvidarse de los ancianos y no darle soltura a su organización política con las generaciones que fueron reflejándose en el acontecer histórico del país y que se fracturó cuando un hombre de campo se encerró asimismo y le cortó la esperanza a muchos miembros de nuestra sociedad y, algunos pertenecientes a la juventud de Acción Democrática se marcharon a la Academia Militar a cumplir tareas de estudio y Estado, pero, las pasiones les llevó al camino de la demagogia como mentira en el campo político para llegar al poder y sentenciar al miedo a los civiles y un parlamento elegido por el pueblo.

Sin duda, el Estado Venezolano se encuentra quebrantado en éste momento ya que sus gobernantes prefirieron perseguir sus propios intereses sobre el bien común. La patria de Chávez, Bolívar y el pueblo.

Fidel Castro Ruz, nos llamó a la reflexión para asumir las razones de vida y no vivir del martilleo y la corrupción, el camino político no es de azar, es de disciplina para potenciar la paz y potenciar el campo humanista.

Colombia junto al Perú, vienen manejando mejores activos que Chile y Argentina, sus áreas financieras se encuentran acopladas a las casas de cambio a lo largo de la frontera. Teniendo vínculos en el mercado global y en especial Suramérica junto a Uruguay y Paraguay. Es un holding económico más allá de Mercosur y Keiko Fujimori avanza cautelosamente para participar junto al presidente peruano en inversiones que envuelve todo un sistema de telemática y comunicaciones. Colombia, Perú y Uruguay conformaron una iniciativa bancaria que cuenta con ciento diez ejecutivos dedicados a fomentar las industrias básicas y la agroindustria, incluye préstamos a la sociedad totalmente controlados bajo firmas y servicios por parte dela banca.

La comunidad judía establecida en Brasil viene trabajando en conjunto, pero, los microempresarios no quieren nada con la precaria economía venezolana y los alimentos llegados a ésta fecha a las estanterías venezolanas reflejan un alto precio porque ya los vendedores minoritarios que compran en Brasil y Colombia no quieren riesgos con la latente corrupción militar y civil en Venezuela, país cuyo colapso financiero ha provocado uno de los mayores índices de inflación y escasez registrada en la historia reciente del país. Lamentablemente, quienes la rigen, no quieren cumplir con los principios ideológicos dejados por el Comandante Hugo Chávez Frías y se arriesgaron al libre mercado.

Hay una cuerda de zamuros tras éste desastre y muchos poseen prontuarios policiales o régimen es de presentación ante los tribunales. Por esto, no valen los capitales que se le inyectan a los fondos económicos del país.

Fidel Castro Ruz, desde los años 90, le viene diciendo a su pueblo, la lucha contra Estados Unidos y la sociedad cubana agradeció esos recordatorios con respeto revolucionario. Pero hoy, 2016, vemos a los científicos norteamericanos y cubanos envueltos en un solo sentimiento tras la búsqueda de un bien común en el servicio sanitario hacia el mundo que es curar.

El, estudió en el Colegio La Salle como yo y los directores de ésta Misión Religiosa nos crearon una disciplina rigurosa en el campo político y prácticamente los alumnos lasallistas fuimos sacados del campo político ruinoso existente en esa época. 1956- 1985- y en cuanto a mi persona, fui llevado a una preparación con los jesuitas, más con unos misioneros británicos y estadounidenses para comprender y analizar lo extenso del mundo y como se movilizaría en los próximos sesenta años, todo estaba y está escrito, los políticos se dejaban llevar por Legados, hasta hoy, los norteamericanos se rigen por el de Henry Kissinger y la doctrina Monroe. En Venezuela, Hugo Chávez Frías leyo mucho a Rómulo Betancourt y Carlos Andrés Pérez y, supo recopilar sin egoísmos en su sentimiento socialcristiano el espíritu izquierdista y, se trajo a Roy Chardetton para manejar el campo diplomático venezolano hasta la fecha y creo dos bastiones de fuerza con Müller Rojas y Francisco Arias Cárdenas, quien desperdició su gran oportunidad en erigirse en el ancla intelectual de la nueva izquierda, ante el fracaso de Maneiro y José Vicente Rangel por las contradicciones ideológicas existentes, no lograron reunificar el pensamiento de José Martí y Ernesto-Che-Guevara De La Cerda hacia Latinoamérica.

Aquí, no es nada de interrogantes y motores, tampoco de reducir la incertidumbre. Ahora todo es de alianzas y, los capitalistas no desean arriesgarse bajo las atribuciones de un Consejo de Estado Comunal que abarque el área económica. En Francia, fue muy distinto desde la heroína Juana de Arco y observamos en la planificación de sus ciudades vitales, el organigrama estructural para desarrollarse como sociedad, pero, el pueblo estuvo presente masivamente y se desarrolló bajo consulta y debates que contribuyeron a la toma de decisiones hacia u nuevo período y modelo productivo y allí, tenemos a Francia con su arco de triunfo y las luces de París.

El resto del pueblo burgués gobierna a Venezuela, desde la banca y el sistema monetario paralelo, una iniciativa del mismo gobierno que le llevó a su fracaso, un desvergozante ejemplo para nuestra precaria economía. Aquí no valen palabras, las medidas cambiarias nos derrotan y prefieren esto, que ceder el poder a otros grupos de izquierdas más preparados en el mundo financiero.

El Estado Delictivo nos gobierna y manipula desde las instituciones oficiales y el mismo Consejo Nacional Electoral. El presidente Nicolás Maduro Moros gobierna con presiones y no desencadena las alarmas, algunos líderes políticos explotan la crisis económica y desarrollan planes populistas mostrando una tendencia derechista que acabó con Rouseff en Brasil y busco tocar a Cristina, pero, perdió las elecciones su elegido dándole el programa a la derecha, un programa que espero treinta años y ahora se consolida y aplicado bajo nuevas concepciones del libre mercado capitalista.

Escritora argentina

Escritora argentina
libros y libros

FRASES



Caminar a tientas era el desafío: no hay oscuridad viva que la voluntad no doblegue... Ana Caliyuri

El tránsito

El tránsito
Analista

Literatura marxista contra el Estado Delictivo.

La Teca Fértil.


La educación literaria, es de gran preocupación para los nuevos amantes de la escritura como tal. El mundo de la pantalla absorbe la lectura de todo ciudadano y nos lleva a la mecanización del comportamiento humano y, las viejas teorías del aprendizaje y la conducta humana, se actualizan a cada instante. Debemos regresar a la literatura tradicional del papel y el lápiz para aprender a concebir las ideas y el pensamiento político o cultural.

Los libros de lectura, vienen quedándose en los estantes porque la audiencia debe ser motivada por el Estado para regresar a la gran agenda de los festivales librescos.

Ante el arte, jamás podremos tener una actitud pasiva, tenemos una imagen que nos baña a diario, desde el amanecer y, todo esfuerzo, nos exige el mínimo, porque todo está allí planteado. El silencio nos arropa y encauza a caminos extraviados y la información inexacta plantea su prioridad ante nuestra realidad.

El libro apasiona y la máquina, como lo expresa textualmente, nos mecaniza. No me acostumbro al mundo digital, dudo de ello. En primer año de secundaria, antes de entrar al Colegio La Salle, ya había leído dos o tres diarios del día y comparaba las informaciones y la habilidad del redactor en transformar unas ideas en un pensamiento, muy racional.

Ahora, los políticos, desean un fin en nosotros s, el desfase del mundo cultural con el pasado antropológico y no histórico. Quieren ligar el mundo cultural con el político. Por eso, han convertido el mundo de las comunicaciones en una vía incierta hacia la realidad.

Eso, da lugar a la manipulación informativa, hay expertos que manejan todos esos instrumentos. De esa manera, el buceó de manera superflua en las recientes elecciones de Francia y Estados Unidos, fue constante. Alguien opino: "Hemos tenido en los últimos meses y semanas un indicio de aquello que podría pasar, descubierto que los grandes países pueden a través de sus agencias de inteligencia y comunicación intervenir directamente en los procesos electorales y transformarlos. Mediatizarlos".

. Todo el mundo reconoce la importancia central que tiene la prensa en una sociedad democrática, pero probablemente muy poca gente advierta que la objetividad informativa sólo existe en contadas ocasiones y que la mayor parte de las veces la información está lastrada de subjetivismo, pues las convicciones políticas, religiosas, culturales, étnicas, etcétera, de los informadores suelen deformar sutilmente los hechos que describen hasta sumir al lector en una gran confusión, hasta el extremo de que a veces parecería que noticiarios y periódicos han pasado a ser, también, como las novelas y los cuentos, expresiones de la ficción.

¿A qué viene todo esto? Mucha gente. desconoce todavía lo que pasa en Siria Bashar al-assad. Nadie tiene una idea clara al respecto, salvo lo que ya se sabía y se sabe, eso es un horror más, entre los crímenes injustificables y monstruosos que se cometen a diario en ese país.

Nunca hemos tenido tantos medios de información a nuestro alcance, pero, paradójicamente, dudo que hayamos estado antes tan aturdidos y desorientados como lo estamos ahora sobre lo que debería hacerse, en nombre de la justicia, de la libertad, de los derechos humanos, en buena parte de las crisis y conflictos que aquejan a la humanidad.

El día seis, de este mes en curso, una comisión de la Policia Nacional Bolivariana detuvo el bus de transporte de Dianca- Astilleros navales de Puerto Cabello- venía mi hija y al pregutarle que había sucedido, me indico que el punto de control de la PNB, los detuvo a pesar de ser un autobús del gobierno para matraquear a los empleados públicos y como nadie les dio dinero, lo estuvieron detenidos una hora.

¿A quién creerle? No se puede seguir apoyando a presuntos delincuentes en ejercicio del poder militar o gendarmería.

Sólo una vez salió Adam Smith del Reino Unido, pero el viaje duró tres años -de 1764 a 1767- y, como tutor del joven duque de Buccleuch, lo llevó a Francia y Suiza, donde conoció a Voltaire, a quien había citado con elogio en La teoría de los sentimientos morales. En París, discutió con François Quesnay El comunismo ya no es el enemigo principal de la democracia liberal -de la libertad-, sino el populismo. Aquél dejó de serlo cuando desapareció la Unión Soviética por su incapacidad para resolver los problemas económicos y sociales más elementales y cuando (por los mismos motivos) China Popular se transformó en un régimen capitalista autoritario. Los países comunistas que sobreviven -Cuba, Corea del Norte, Venezuela- se hallan en un estado tan calamitoso que difícilmente podrían ser un modelo, como pareció serlo la URSS en su momento, para sacar de la pobreza y el subdesarrollo a una sociedad. El comunismo es ahora una ideología residual y sus seguidores, grupos y grupúsculos, están en los márgenes de la vida política de las naciones.

Pero, a diferencia de lo que muchos creíamos, que la desaparición del comunismo reforzaría la democracia liberal y la extendería por el mundo, ha surgido la amenaza populista. No se trata de una ideología, sino de una epidemia viral -en el sentido más tóxico de la palabra- que ataca por igual a países desarrollados y atrasados, adoptando para cada caso máscaras diversas, de izquierdismo en el Tercer Mundo y de derechismo en el Primero. Ni siquiera los países de más arraigadas tradiciones democráticas, como Gran Bretaña, Francia, Holanda y Estados Unidos, están vacunados contra esta enfermedad: lo prueban el triunfo del Brexit, la presidencia de Donald Trump, que Emmanuel Macron haya ganado en Francia.

Pero los militares y la policía Nacional Bolivariana enlutan el proyecto bolivariano en sí, del presidente Chávez y Nicolás Maduro Moros, es un Estado Delictivo en curso.Porque, es verdad, el mundo de antaño ya no es el de hoy. Gracias a la globalización y a la gran revolución tecnológica de nuestro tiempo la vida de todas las naciones se halla ahora en el "quién vive", experimentando desafíos y oportunidades totalmente inéditos, que han removido desde los cimientos a las antiguas naciones, como Gran Bretaña y los Estados Unidos, que se creían inamovibles en su poderío y riqueza, y que ha abierto a otras sociedades -más audaces y más a la vanguardia de la modernidad- la posibilidad de crecer a pasos de gigante y de alcanzar y superar a las grandes potencias de antaño. Ese nuevo panorama significa, simplemente, que el de nuestros días es un mundo más justo, o, si se quiere, menos injusto, menos provinciano, menos exclusivo, que el de ayer. Ahora, los países tienen que renovarse y recrearse constantemente para no quedarse atrás. Ese mundo nuevo requiere arriesgar y reinventarse sin tregua, trabajar mucho, impregnarse de buena educación, y no mirar atrás ni dejarse ganar por la nostalgia retrospectiva. El pasado es irrecuperable como descubrirán pronto los que votaron por el Brexit y por Trump. No tardarán en advertir que quienes viven mirando a sus espaldas se convierten en estatuas de sal, como en la parábola bíblica.

La GNB y PNB, convertirán a nuestro presidente Nicolás Maduro Moros en un hombre de sal, contaminado por el pecado de ellos.