Escritor- Filósofo


"La niebla es un paso del camino entre una certeza y otra certeza, jamas he caminado entre cargas y visiones falsas, debemos aprender a caminar en el umbral del camino con nuestro maestro espiritual o gurú. Debemos aprender a desafiar a la muerte y dominarla. Amar es un desafío espiritual." Emiro Vera Suárez

viernes, 15 de febrero de 2008

ESCRITORA INVITADA: ANA TERESA TORRES

As
ANA TERESA TORRES Y LA VOZ DIRIMENTE
Por Julio Ortega
El exilio del tiempo de Ana Teresa Torres (Caracas, 1948), fue publicada en 1990, aunque según explica la autora en una entrevista, es necesario saber que se escribió cinco años antes. Esta novela es una biografía familiar en la cual la narradora, interesantemente, es anónima. Ambos hechos (advertir el lapso entre escritura y publicación, la ausencia del nombre propio en una novela multibiográfica) parecen declarar, por una parte, el afincamiento en el presente de la escritura, que explica la perspectiva crítica y política; por otra parte, el balance histórico de una crónica familiar, donde si algo suelen tener los personajes es un nombre propio. Aquí es la voz del presente la que carece de nombre.
Lo primero que distingue a un personaje de otro es la marca de su diferencia nominal. Pero en esta novela, el hecho de que el personaje central, donde está depositada la articulación de las voces narrativas, esté desprovisto del suyo, no aparece necesariamente como una carencia. Puede ser hasta un signo de plenitud de la voz, puesto que quien está en posesión del cuento, está en posesión de los nombres, del escenario nominativo; esto es, de la memoria tanto familiar como tribal. Además, el hecho de que la personaje no tenga nombre la libera de su propia historia, y le permite la estrategia de contar la historia de los otros como la prehistoria de sí misma. En este espacio en blanco de la voz narrativa, los personajes usan el tiempo no necesariamente como un exilio sino como una presencia incluso abundante. O sea, tienen una gran capacidad de reconstruir sus propias vidas, gracias a que la narración sitúa a esas vidas en el cuento, la crónica, el testimonio, la biografía, y hasta la interpretación política. Con todo, el proceso de este relato biografista canjea, en un momento, la vida de los demás por la voz propia del sujeto. Lo cual hace recordar una observación de Helene Cixous acerca de la voz de la escritora, quien recibiría la suya desde la palabra materna. La palabra materna en esta novela es privilegiada: está hecha de las voces de las varias madres, abuelas, bisabuelas y tías tutelares, que son como fuentes del narrar, y también modelos de contar; favorecen, en fin, el escenario, robusto y fecundo, de la identidad del narrador (acto) o narradora (voz).
En un sentido, esta novela no reconoce problemas con la identidad porque los personajes saben quiénes son; ese es uno de los rasgos configurativos de la identidad de clase, la identidad histórica y la identidad nacional, favorecidas a su modo por su propio discurso. Por lo tanto, el hecho de que la narradora carezca de nombre y favorezca, así, la voz recobrada de las madres, sugiere que cuando asuma su propio cuento deberá dirimir su voz en ese escenario de voces. Dicho de otro modo, cuando asume su identidad (aunque su identidad esté obviamente cargada por la espesura del relato familiar) habrá disputado su propia voz. En ese momento, en la novela aparecen otras voces, que ya no son necesariamente familiares, sino que están vinculadas por otro sistema de parentesco. Se trata de personajes nuevos, como la hija de los antiguos sirvientes. Y en estos relatos los hijos de familia se reconocen como otros. Ocurre un cierto desdoblamiento de la propia voz, que se construye desde su reflejo antagonista. Si al comienzo teníamos las voces que hablaban con todo el tiempo a favor en un relato prolijo, hecho de anécdotas y digresiones; al final tenemos una cierta urgencia del habla y una especie de disputa por ocupar la persona narrativa. En ese momento de la parte final, incluso aparecen unos personajes muy antiguos en el linaje familiar, como el vasco y otros; pero también aparecen personajes muy recientes; y esta especie de interpolación de historias que diversifican el tiempo y el espacio narrativo, ocurre justamente cuando la persona que no tiene nombre está ganando su voz propia. Esa voz se genera en la intermediación de las otras voces, las de la diferencia.
La biografía familiar aparece en esta novela como romance nacional. El romance nacional es el relato en el cual se construye una representación de la ciudadanía, de la formación de la nacionalidad, del drama de la diferencia cultural. Esto es, representa el decurso de la identidad en el imaginario de la comunidad hipotética. Aquí la representación del país es histórica, puesto que requiere explicarse los tiempos coloniales; y es de clase, puesto que se refiere a una clase tradicional dominante y en evolución. De modo que estamos ante un romance familiar (ante un nacer nacional en la épica doméstica) que tiene que ver con la relación e interacción del país, desde su representación en Caracas, con las otras clases, con los inmigrantes, con las transformaciones de la modernidad y con la modernización venezolana; pero también con la historia mundial, porque estos personajes son testigos de varios acontecimientos importantes del devenir contemporáneo. Es sintomático que el romance familiar venezolano, por una vez, no sea regional. Baste recordar que el romance familiar en Teresa de la Parra ocurre como la nostalgia aristocrática (tradicional y antiburguesa) de una arcadia autárquica que se reconstruye como universo señorial, tan perfecto que ha desaparecido. El romance familiar en Gallegos es regional, y dramatiza un conflicto de códigos: de honor, de género, de clase; y se da sobre el escenario de la modernización, que es la incertidumbre de su época. El romance familiar en la novela de Adriano González León, País portátil, es un intrincado recuento del pasado, medido generacionalmente en la biografía laberíntica de las regiones disputadas por la incertidumbre, ahora, de lo nacional, que ha sido usurpado por el Estado; sólo que ya no hay arcadia arcaica sino crónica de violencias y saga de fracasos. Ana Teresa Torres coincide en algunos puntos con la contraépica de González León; su novela también asume el fracaso de los personajes, sobre todo de algunas mujeres que ven frustrada su vocación en la socialización compulsiva. Sin embargo, el romance familiar tiene la peculiaridad de desarrollarse aquí como un cuento acerca de la evolución misma de la nación venezolana. Es decir, el romance familiar viene a ser una metáfora de la modernización cultural, política y social de este país. Es por eso que, interesantemente, se da no como regional sino como una interacción de lo nacional con el exterior, a través de los viajes de la clase tradicional aristocratizante a Francia; a través de la evolución de la burguesía más moderna que se vincula a los patrones y modelos norteamericanos; y a través de los más jóvenes, cuya educación sentimental y literal se hace en una interacción con el mundo exterior. La otra peculiaridad de este romance familiar, emblemático de la nacionalidad procesal, es que varios de los personajes son inmigrantes. Es revelador el caso del vasco, que hace el recuento de su vida venezolana; como el extranjero que conquista pero que luego es conquistado y, al final, vencido.
Al plantear este romance nacional como una biografía familiar, la novela no requiere insistir en la crítica del mundo que representa, un mundo coherente, sistemático y codificado, que es el de la alta burguesía. Más bien, la novela se plantea un problema formal, desde el punto de vista de la representación narrativa: cómo representar legítimamente una clase social que, en la mayor parte de sus prácticas sociales, es ilegítima. Otros autores enfrentados a similar dilema han dado en algunas resoluciones paradójicas y distintas. El ejemplo clásico es el de Balzac, que decidió retratar fielmente a la burguesía francesa para elogiar su dinámica en la construcción de la nacionalidad, y que terminó, irónicamente y sin pretenderlo, cuestionando su integridad. De otro orden es el caso de Proust, porque la formalidad de su mundo aristocrático, en contraste a las burguesías nuevas, está hecha en el exceso de sus saberes y poderes. Más próximo nos es el ejemplo de Alfredo Bryce Echenique. Un mundo para Julius (1971) es una novela marcada por el pensar crítico de los años 60, pero al representar a la clase alta peruana confronta el dilema de la legitimidad social desde la perspectiva del humor; y si ese "mundo" es socialmente impensable, profundamente antidemocrático, gracias a la voz relativizadora del humor es disputado por la ternura, la compasión y el diálogo. Por lo mismo, la representación queda mediada por el lenguaje que la construye y, al final, por la lectura que la sostiene. Así, los primeros lectores de esta novela la leyeron como un responso de la alta burguesía latinoamericana. Casi a la manera en que se leyeron Pedro Páramo (1955) de Juan Rulfo o La muerte de Artemio Cruz (1962) de Carlos Fuentes, que liquidaron la revolución mexicana como tema al convertirla en un discurso funerario. Sin embargo, una década más tarde Un mundo para Julius fue leída como una saga nostálgica del tiempo burgués perdido. En el caso de El exilio del tiempo, no ajena al ejemplo de Bryce, hay al comienzo una actitud de distancia crítica frente al mundo representado y, no pocas veces, ese distanciamiento crítico es irónico y opera contrastivamente subrayando situaciones de privilegio, dominación, exotismo y dependencia entre los estilos de vida de la alta burguesía y los de la burguesía emergente. La nueva burguesía es aquella que concibe a Miami como polo de expectativas y que adquiere una compulsión adquisitoria, complacientemente alienada. Frente a esa burguesía que concibe lo bueno como lo que se compra doble, la otra, la más antigua, obviamente se distancia. Se plantea aquí una posición discursiva que es paralela a la de Bryce, la noción que la única aristocracia legítima es de por sí una causa perdida. En Las memorias de Mamá Blanca Teresa de la Parra demuestra, quizá sin proponérselo, que la aristocracia es imposible porque ya no es un programa social, y sólo puede ser un programa arcádico. Pero, en otro sentido, perdida la hacienda todavía le queda el discurso, el valor sin precio de una economía simbólica. En cambio, en la novela de Bryce la nueva burguesía en el poder ya no requiere de discurso: el dinero habla mejor que el lenguaje. Sin duda a la vista de estos ejemplos, Ana Teresa Torres trabaja sobre el dilema de la legitimidad narrativa, ya que sus personajes deben ser específicos y a la vez figuraciones de cada época postulada como un marco de referencia histórico. Por eso, aun cuando algunos personajes puedan resultarnos injustos o dominantes, y aun cuando la novela los condene desde un punto de vista crítico-ilustrado, aparecen creíbles y veraces; y, no pocos de ellos, hasta empáticos y humanizados. Por cierto, otros personajes ganan la dimensión de su propio discurso, como es el caso de Marisol que pretende hacerse guerrillera, aunque uno sospecha que está buscando entrar en una novela de Adriano González León sobre la guerrilla urbana. Pero el personaje de más arraigo es el vasco, cuya historia es realmente conmovedora; primero su carta y luego su monólogo desde la muerte lo hacen extraordinario. Es un personaje de la fundación, del habla de los orígenes, una especie de anti-Pedro Páramo.
Dentro de esta lógica narrativa del romance, aparte de la legitimación narrativa de una clase perdida como causa social, El exilio del tiempo no rehuye explorar el melodrama. En varios momentos el romance familiar es comparado con los grandes melodramas de la opera. En la página 38 leemos: "se casaron pero todo se convirtió en tragedia, como en las óperas." La opera es un sistema de referencia que está, diríamos, dignificando el gasto melodramático del romance nacional. En la página 69, se habla de las películas mexicanas, ("plagadas... de encrucijadas más reales que la vida misma"), sugiriéndose que el melodrama construye la memoria, quizá la identidad. En esta novela, por otra parte, este romance familiar pasa por un análisis bastante agudo y rico de lo que se podría llamar la socialización de la mujer. Esa práctica asigna a la mujer el valor de articulación social, dado que su papel en el intercambio regula simbólicamente cualquier saga familiar. Pero en esta novela casi todos los personajes femeninos se construyen en el relato a partir de su conflictividad social; primero asumen y luego cuestionan, e incluso rompen, los códigos de socialización de lo femenino. La sociedad aparece como una máquina de convertir a la mujer en perpetuadora del orden. Es evidente en la página 71, cuando León habla de su infancia, y enumera una serie de pautas, conductas y valores que tienen que ver con la reconstrucción social de la mujer. Por eso, la abuela dice: "si fuera joven sin duda estudiaría algo o hubiera realizado mi vocación artística"; este es un tema que reaparece, porque justamente el fracaso se presenta como un canje según el cual la realización social de la mujer se cumple a cambio de sí misma. No es casual, entonces, que el matrimonio asegure el contrato social, como el intercambio de las hijas para la perpetuación del orden. Ese intercambio sostiene el poder patriarcal; aunque evidentemente el relato de las madres indica que hay una dimensión matrilineal trabajando su propia historia de los hechos. A veces, el relato de las madres parece sólo la voz de la casa y de la cotidianidad domestica; o sea, el marco desde el cual se construye el sistema patriarcal. Esa es la otra ambigüedad dentro de la complejidad del relato de vida, el cual no permite ver las cosas en blanco o negro, porque el entramado de las historias personales en las historias familiares es un mapa ideológico, histórico y político; lo que demuestra que la vida cotidiana no es esquemática sino conflictiva.
Solamente desde la ideología de la modernidad, desde el relato totalizador del progreso y la racionalidad, podríamos pensar que todas las sociedades son imperfectas frente a la sociedad ideal racional. Esa interpretación optimista convierte a las sociedades tradicionales en ilegítimas, y vacía el contenido del presente a nombre del futuro. A esas versiones responde la memoria como fuente de la identidad y la diferencia en esta novela de novelas. Quizá también todos estos gestos de refutación sugieren una rebelión contra el padre; en la página 117, Mercedes enuncia una letanía sobre el odio: "Odio cómo toda mi vida se ha visto envuelta en problemas que no entiendo", etc., que termina en una frase formidable: "Odio ser yo también un perfecto gesto inacabado". Es revelador como conclusión, porque es un relato de vida que está saturando el discurso con los hechos; pero como ocurre varias veces, lo hace desde la perspectiva del fracaso, del incumplimiento. Un gesto importante sobre la memoria es el del vasco fundador cuando afirma, al final, que la memoria es un principio de deseo."Toda memoria es un deseo" (253), dice, y sugiere también unas memorias del porvenir. En el sentido de que la perspectiva de una narración que ve el tiempo como vivido, puede ver un fragmento de ese tiempo no solamente como pasado sino como anticipación del propio relato que lo va a contar. La novela se beneficia del discurso de la memoria, que es circular, acumulativo y digresivo; pero también es un discurrir formalizado por la presencia o copresencia de distintos narradores que ocupan el teatro de la memoria. Teatro del pasado, este es un libro hecho para recordar cíclicamente, incluso anticipadamente, como es patente en el recuento de vida que sigue a la muerte del vasco. Recordar puede ser desear, esto es, cambiar el sentido de las cosas, reinterpretar y reescribir. El testimonio parece ocurrir como un recuento que se da en el escenario de la memoria por primera vez; pero se da, más bien, en una segunda instancia escénica, como si los personajes hubiesen ya leído todo lo que estaba contándose. Los hechos, en verdad, ocurren en una reescritura de la memoria pluralizada, más abierta que puntual. Porque si una memoria se refleja en otra y si un testimonio se construye frente a otro, tenemos un juego de espejos desenterrados, una representación de la memoria como teatro de voces, donde se equivalen este des-romance familiar y esta contra-historia nacional.
En este debate formal está latente el dilema de las identidades, que es por definición plural y heteróclito. La memoria es una fuente de la identidad, en tanto principio del autorreconocimiento; y la identidad se construye por semejanza: algo es idéntico o parecido a uno; pero también por diferencia: la parte del otro nos distingue como diferentes. En esta novela la presencia del otro está entramada en la construcción de la identidad, al punto que es la diferencia la fuerza que libera a los sujetos. Por eso aquí la identidad que se cuestiona es la de lo semejante; varias veces la novela dice: "esto es lo mismo"; hasta los muebles nos ratifican, porque estamos hechos para perpetuar los mismos gestos, para repetir las mismas cosas. Así, la crítica no es necesariamente, como en los años 60, del contenido ideológico que deslegitimiza a la clase, sino del contenido de identidad homogénea, que sustrae la individualidad de los personajes. Paradójicamente, podemos tener una identidad nacional, cultural o social muy robustas, pero no tenemos identidades individuales saludables y libres; porque las identidades individuales terminan frustradas por los mecanismos que aseguran la identidad de lo mismo contra la identidad de lo diferente.
Se plantea, por ello, una problemática que tiene que ver ya con las prácticas críticas de la literatura postmoderna, donde reaparece la noción de sujeto, y es la del lugar del discurso, allí donde recomienza a desatarse la historia de lo representado como natural para suscitar el relato alterno de la subjetividad entrecruzada de viejas cóleras y nuevos deseos. En la práctica y en el discurso postmodernos, con los movimientos feminista, municipal y ecologista, con las asociaciones de base y las reconstrucciones de la sociedad civil, reaparece la noción del sujeto y, en consecuencia, la recuperación del debate de la identidad. A ese momento del debate emancipatorio del género, del desbase del código, y de la pregunta por la posición del yo en el discurso, pertenece esta novela, que ha debido recorrer toda la historia nacional para recuperar la voz de su instante como un tiempo, aunque siempre exiliado, esta vez afincado.
La identidad de la diferencia, de lo heterogéneo frente a lo homogéneo, contradice, por tanto, el orden construido por las identidades de clase, de nación, de historia, que resultan convenciones canónicas. Al final, el romance nacional aparece contradicho, confrontado y subvertido por la identidad posible de las mujeres frente a estas identidades homogenizantes. No obstante, hay que decir que el personaje que podría ser el héroe de la identidad como diferencia, que es Marisol, la guerrilleara, irónicamente aparece como un personaje codificado por su propio discurso de época. En la página 217, dice: "me acuerdo que un día le dije cuando sea grande quiero ser artista como usted;" y le replican: "pero tú estás loca, chiquita, cuando te gradúes ya nadie se acuerda de que tu papá es conserje." Lo que equivale a decirle: la sociedad es quien te da identidad, nunca podrás ser libre, siempre serás parte del simulacro. Pero hay otro momento, en la página 222, donde ella dice: "De pronto me parece, Oswaldo, que no somos más que productos de una violencia, de una ejecución impensada que cae sobre nosotros, articulándonos en las más diversas posiciones y dejándonos en historias que vamos haciendo nuestras a fuerza de vivirlas." Lo que supone una conclusión melancólica: la noción de que el sujeto no está hecho para la personalización sino que está condenado a repetir la violencia de lo mismo. No obstante, si el relato puede hacerse, en efecto, nuestro, el camino se abre como una fuerza contraria. A ese cruce de caminos nos lleva Ana Teresa Torres con esta entrañable y lúcida novela, capaz de convertir a la historia nacional en la forma que sostiene la opción de una ruta distinta.

Conversación con la autora
Julio Ortega: Para empezar, Ana Teresa, quiero preguntarte por las circunstancias en que escribiste la novela. ¿Cómo se te planteó el libro, y qué problemas y soluciones encontraste en ese proceso?
Ana Teresa Torres: El exilio del tiempo es un libro que yo escribí entre el 84 y el 85, y la base de donde yo partí era, como me imagino que parten la mayor parte de las novelas, de fragmentos, de episodios, de situaciones, escenas, relatos, que en ese momento no estaban organizados; yo no tenía un plan exactamente de cómo era la novela, creo que en ese momento yo no tenía ningún plan, para decir la verdad. Creo que el plan de la novela, o la idea de estructurarla y organizarla, fue algo que surgió desde los propios fragmentos; fue como intentar que los fragmentos produjeran una unidad, que no sé si realmente tienen totalmente. Creo que en novelas posteriores yo me planteé la idea de un plan previo, pero no en esa novela, que es la primera que yo escribí; yo había escrito algunos cuentos, no muchos y sobre todo episodios. Ahora, en tus comentarios tocaste mucho el tema de la identidad en la novela, y yo me estaba preguntando cuál era mi estado de ánimo, cuál era mi idea entonces; bueno, yo creo que en ese momento yo estaba muy impactada por la Venezuela de los años 70, porque hubo un cambio muy impor­tante de la sociedad venezolana después de los años 60, que creo que se formó en los 70 y que se ha venido continuando hasta hoy. Esos cambios se habían producido dentro de la sociedad en todos los niveles, y por eso surge la idea de la identidad, la idea de evocar la memoria, como tu dijiste, para construir la identidad; la memoria, en el sentido de reconstruirme yo misma, es decir, quiénes somos, dónde estamos. Y, en cierta forma, mi personaje es un poco la etiqueta de los años 70, en el modelo de sociedad que se ofreció; lo que pasa es que económicamente el modelo fracasó y ahora estamos en lo que estamos, pero ese era el modelo propuesto. Generacionalmente yo pertenezco a los sesenta, y estaba muy impactada por el fracaso de todo lo que significa la utopía de los sesenta y en qué nos habíamos convertido, en una cosa completamente desvanecida desde el punto de vista de esos ideales; eso era para mi lo más importante.
J.O.: O sea, que la novela nace más bien de una necesidad de esclarecimiento. ¿Y cómo se va imponiendo el placer del cuento en esa armazón crítica de revisiones?
A.T.T.: Bueno, porque hay un placer del relato, a mí me gusta relatar; hay escritores que no les gusta relatar, que no les gusta la anécdota, a mi me gusta la anécdota y yo disfruto, en la lectura de una novela, mucho de la anécdota. Entonces, hay un placer en cada una de esas historias, porque la novela yo diría que es hiperanecdótica. Hoy día me parece que está excesivamente saturada de anécdotas. Bueno, yo siento un placer en hacerlo, el placer de relatarlo y, además, la estructura un poco va en ese sentido, porque las anécdotas se las relatan unos a otros. Hay generalmente alguien que le cuenta el cuento a otro.
J.O.: Y cuando escribías estos fragmentos, ¿se fueron armando en este contar dentro del cuento, o fuiste organizando un plan sistemático de unos personajes primero y otros después?
A.T.T: Busqué un cierto orden histórico, cronológico, que me diera un poco de estructura. Es un ordenamiento que no está respetado siempre aunque sí lo está internamente; lo hice cronológico en la historia, pero no lo es narrativamente. Después lo intercalé un poco siguiendo una cierta forma asociativa, una sensación de que el cuento rodaba de esa manera.
J.O.: Fluye muy bien el cuento, se lee muy bien, las secuencias van armándose con vivacidad.
A.T.T.: Pero lo que guiaba al relato era el orden cronológico. La secuencia histórica que empieza en los sesenta con la lucha armada, luego los setenta, que son la época perezjimenista, a la que yo le di bastante importancia; y hay muchos saltos, aunque el siglo XIX no lo toqué demasiado.
J.O.: ¿Tenías también el propósito de hacer una novela cuyo centro estuviera ocupado por la experiencia femenina venezolana? ¿Había una intención crítica o fue apareciendo el tema con los personajes?
A.T.T.: Yo creo que fue apareciendo. Tú hablaste del asunto de la voz y de la escritura; pienso ahora, que aparecían porque me parece que parten de mi experiencia, que la voz de la mujer no tiene nunca espacio; o quizás, en las mujeres de esas generaciones no tenía un espacio, y es una voz siempre oculta, una voz que está siempre debajo. Yo le di un papel más relevante, porque ellas son las que cuentan, los hombres no lo hacen, vienen en las cartas o en los diarios; pero esta voz es más protagónica porque está hablando.
J.O.: ¿Y cómo se fue armando el personaje central, la joven, la narradora que va articulando el relato?
A.T.T.: Yo la vería como un testigo. Por eso es que el personaje central no tiene nombre, pero tampoco tiene un argumento; o sea, su vida no es relatada, quizás hay algunas anécdotas que parcialmente la tocan, pero la idea que yo tenía era la de un testigo, de alguien que puede ver y, de alguna forma, juzgar o presentar; pero que trata de mostrarle a otro lo que está pasando, no su propia vida, sino un espejo de cosas que registra desde su óptica.
J.O.: ¿Qué dificultades te presentó el relato? ¿Fue más complicado de manejar por su misma fluidez?
A.T.T.: No, lo más difícil de manejar era lo que yo llamo armar el rompecabezas. Yo creo que eso es lo más difícil dentro de una novela, de cualquier novela, porque de pronto hay episodios de los que puedes estar más o menos convencido, pero el problema de una novela no es un episodio; es decir, la novela no se puede basar en dos o tres cosas que estén bien; es un edificio, y todo el edificio tiene que sostenerse. Por eso, lo más difícil es cuando empiezas a armar las piezas que sobran, piezas que no pegan, piezas que se repiten, que son incongruentes.
J.O.: Y al mismo tiempo, la novela es un árbol genealógico, otro principio de orden.
A.T.T.: Yo lo hice así creo que para no perderme dentro de los cuentos y de las épocas; para recordar quién estaba casada con quién. Es decir, yo armé la novela a partir de los personajes, aunque todo era modificable porque, al fin y al cabo, es una narración. Me tomó alrededor de dos años escribirla. Este modelo genealógico, por lo demás, venía de mi propia observación, de mi familia y de familias de otras personas; un poco, como creo que uno toma los personajes, o yo los tomo así. O sea que son aspectos de distintos personajes que se condensan y producen uno.
J.O.: Quiere decir que los personajes de esta novela tienen antecedentes en la realidad, son posibles. ¿Hay alguno que sea sólo imaginario?
A.T.T.: Fíjate, yo creo que no hay nunca un personaje que sea totalmente imaginario; no creo que haya un personaje sólo imaginario, o sea, que el ser humano no puede imaginar algo desde cero, no es posible psíquicamente. Pero, digamos, puede ser más o menos imaginario. ¿Quién sería totalmente imaginario? ; el más imaginario debe ser el muerto, indudablemente, el personaje que habla muerto.
También está el Sr. Laing, que no tiene un referente para mí, ni tampoco tiene una explicación, me parece ahora que es como el sin sentido. Aunque de pronto remite a un psiquiatra muy famoso, de ese nombre, quien no tiene nada que ver con la novela.
J.O.: También se puede decir que es un personaje que la novela crea para terminar. Lo más difícil de terminar una novela llena de historias familiares (es casi un siglo) debe ser, imagino, terminarla imparcialmente. Pero, ahora que mencionas la psiquiatría, no podemos olvidar tu profesión de psiquiatra; ¿dirías que las historias de vida en la novela tienen alguna relación con la práctica analítica de los relatos de vida?
A.T.T.: Sí, bueno, sí tiene importancia, yo creo; en el sentido de que yo tenía, sobre todo en ese momento, que era un momento en que yo trabajaba muy intensamente en la práctica, tenía, digamos, como modelo de mi trabajo el escuchar el relato de otro; y escuchar el relato de otro para darle un sentido a ese relato y para integrarlo dentro de otra cosa, digamos, dentro de un esquema de comprensión. Entonces, creo que ese modelo yo lo tenía por una experiencia de trabajo, una experiencia de formación.
J.O.: Una frase que citas en la página 154: "Chivo que se devuelve se esnuca." ¿Se "esnuca" ocurre por desnuca?
A.T.T.: Sí. Pierde la cabeza. Por eso, una vez tomada la decisión hay que seguir adelante.
J.O.: Pero Marisol, que es la que más adelante quiere seguir, me pareció también el personaje más literario.
A.T.T.: Ese es un personaje muy ficcional, pero era una suposición de que ella ideológicamente debía entrar en lo que fue, digamos, la lucha de los sesenta; y debía entrar en una posición de izquierda que ella misma, después, va de una forma perdiendo.
J.O.: Evidentemente aceptarías el calificativo de novela política para El exilio del tiempo.
A.T.T.: Sí, sí lo aceptaría. No es una historia fabulada. Creo que tengo un concepto muy claro de eso, porque tuve una gran amistad personal con Francisco Herrera Luque, y tuvimos la oportunidad de conversarlo; la historia fabulada sería, por ejemplo, si yo tomo a Juan Vicente Gómez y fabulo lo que es la vida de Juan Vicente Gómez, es decir, deformo la historia al incluir elementos de una ficción que yo supongo le va a dar más realidad que la que pudiera darle un texto historiográfico; pero yo no pongo los personajes históricos, está la dictadura de Gómez como un hecho historiográfico. En el caso de mi novela, la dictadura de Pérez Jiménez es un hecho histórico, pero yo no invento al personaje de Pérez Jiménez, yo no le doy nada a fabular a Marcos Pérez Jiménez, sino que consigno los efectos que tuvo la dictadura en un personaje de ficción. Entonces, en ese sentido la historia no está tocada, la historia está, digamos, atrás, atrás de la ficción ocurriendo. Por cierto, me pasó una cosa muy graciosa; un lector de la novela me dijo: "Usted metió allí a mi abuela;" yo me quedé paralizada, le dije: "¿a quién?; y me dijo: "Flor de María Gómez, porque yo soy nieta de Flor de María Gómez". Estaba encantada.
J.O.: Me da la impresión de que la novela postula que la única libertad posible de la mujer es la cultura, porque es la única fuerza que es más poderosa que la mecánica social, ya que la socialización convierte a las mujeres en seres que perpetúan el sistema que las esclaviza. Pero ¿quiénes son las mujeres que rompen el sistema? Una que quiere ser pintora, otra que quiere dedicarse al teatro y la que, al final, va a escribir una novela. Son tres gestos de mujeres artistas. Todas han fracasado, menos la última, que finalmente escribe su primera frase; yo creo que es formidable esta idea de que la novela termine con la primera frase de una próxima novela que no está aquí; o sea, que esta novela, de la cual ella ha sido testigo, le ha construido su identidad para liberarla y, al final, esta frase es la prueba de que va a tener una vida propia. ¿Estás de acuerdo?
A.T.T.: Sí, sí, muchísimo. Quiero decirte que un autor que a mí me gustó mucho, que disfruté enormemente, cuya novela yo tenía en un sentido de modelo, es Alfredo Bryce Echenique y Un mundo para Julius que era muy cercana a nosotros. No estoy segura de que la aristocracia peruana sea similar a la burguesía venezolana, creo que tampoco son parecidas; pero indudablemente en esa novela se descubre que son mundos muy próximos.

umamos la responsabilidad hacia una esperanza

Editorial

Editorial
Poesías eróticas

Conyunturas

No siento tu latir

Me acostumbré a caminar
los senderos de tu cuerpo,
recorrí cada espacio
con mis besos,
mientras mis manos
acariciaban tus partes
más eróticas.
Sentía tu piel erizarse
mientras desnudabas
mis íntimos deseos.
Era un placer sentir
como la humedad
de la pasión
nos excitaba en la lujuria
de la entrega.
Largo tiempo compartimos
el fuego que encendimos,
el día que te fuiste,
sin querer me llevaste contigo,
escondida en tus oscuros
rincones...
hoy ya no siento tu latir
cuando ansioso me tomabas.

Mariesca
La vida me ama y yo amo a la vida...
Derechos Reservados
Argentina

Google+ Followers

Campa sobre el espaldar el crepúsculo marino

Campa sobre el espaldar el crepúsculo marino
Mar, sal del alma

Golondrina, tejado de luz.


Rapida golondrina vislumbras el sol,

bajo tus mensajes y cristales secretos.

Brillan tus cosas en el agua y copas

de árboles.

Mensajes, breves gestos, marchan

al camino.

Giros en tus molino, oh, golondrina

de pronto éstas.

Cuajas el sol en la piscina, tensas

piel al romperse las elásticas de

los árboles.

Nunca te has marchado, en Reyes menos,

tu imagen vuela cuan golondrina en el

copo de los árboles

He tocado el mar con mis manos,

Dejando la huella en la sal.

Es un ruido de caracol al vuelo

Del Cóndor.

Otea tu camella, cual mariposa avanzar,

Pasar por días, a tu tierra.

Es visibilizar el rostro en tu andar,

A punta de libertad.

Nos descubrimos, sin predecir el

Pasado.

Hasta, levantarme sobresaltado al

Mar.

Es el portal abierto hecho llorar y,

Sueño

Junto al mar.

Emiro Vera Suárez, San Esteban, 31. Diciembre 2011

Mariposa,capullo del rosal


Regresa, no diga más
calla, solo calla.
Eres la hoja de un árbol,
refleja filos, solo salpicaduras.
Eres y serás un recuerdo.

La cascada, es un encuentro,
se abre la piedra al sentarnos
La ansiedad produce sosiegos.
La hoja abre su capullo, ventea.
Después,
tu corazón, siempre será igual,
el mismo.

Es un espejismo, ver tu rostro.
El cielo se oscurece, se dilata.
Es mi corazón
tu amor es infinito. Cruza largo.
Es sobrevivir, nace mariposa
del capullo.

Eres una dama, acogida en despertar.
Tu casa es paz y equidad,
permaneceré en la esquina, cada sueño
vuela mariposa, abre surcos
en mis espaldas, cálidas.
Son tus uñas, descubre mi silueta
le da sentido al infinito, es mi faz


tranquiliza las aguas, conduce tu mirada
sobre rieles, ve a Caracas, háblame,
dime el reflejo de tu rostro.

Emiro vera Suárez, 07 AGOSTO 2013



AIRE

AIRE
capullos y picos del aire y gusano en el corazòn que lame la miel del encanto

Invasiones Guerreristas

Invasiones Guerreristas
lA PALABRA ES LA VOZ DE QUIENES SOÑAMOS LUCES

Militancia, es el momento del andar en brazo a brazo por la vocería unitaria.

Aventis


La militancia, debe ser respetada por la dirigencia política y defender sus votos, cueste lo que costare. Hay que dejar la guerra de las opiniones y reflejar lo que no es, acorde con los acontecimientos. Ya no se puede ir a elecciones divididos, es necesario configurar la unidad y crear un espacio para profundizar esa unidad para crear ideas y debatir modelos que se integren a nuestra realidad social, es sumar e integrar acuerdos que determinen un proyecto social.

Una buena parte de la opinión pública se ha instalado en el sentimiento generalizado del pueblo y, por justicia, debemos remar hacia afuera, un brazo fuerte con otro para profundizar los ideales y la capacidad de los partidos en la difusión de sus credos. No importa el tiempo que dure, hay que preparar a nuestro pueblo en el campo ideológico y ejercitarlo en el campo oral para darle certidumbre a las exposiciones que con certeza dan muchos de nuestros dirigentes.

La política, sigue su curso. Es el momento para la toma de decisiones, solo baste tener conocimiento de la causa por la cual se lucha y, debemos estar en función del pueblo y sus necesidades reales. Cada pueblo y comunidad, tiene su historia y debemos respetar esas ideas que hoy, nos ocupan porque se busca un parlamento autonómico en cada región para difundir su historia, cultura y la vida familiar, estos antecedentes nos llevarán a un sentimiento de mayor hermandad e independencia, ya no, con ese carácter colonial que antes se tenía.

Creo, en una ciudad más humana, que sea normal y tenga los controles de seguridad que se amerite, demos una sonrisa, vayamos a las reuniones de nuestro Concejo Municipal y Comunal, es andar por las calles y conocer nuestros problemas.

Estamos en un episodio político interesante. Jamás en Venezuela, debemos sentirnos acorralados y esforcémonos en hacerles ver al pueblo, la necesidad de crecer y tener expectativas ante ese mañana que está cerca y nos llevará a una etapa real de la historia venezolana. Uno tiene olvidar un poco, desde la ausencia de respuesta hasta las preguntas de un dirigente que desconoce el nombre de sus vecinos, hay que extirpar las carroñas y lacras del campo político, cualquiera no puede ser diputado o presidente, se requiere cierta preparación en el campo político., tenemos, todavía unas elecciones pendientes, que, el mismo CNE desea ocultar.

Seamos responsables, el desaire de Hillary Clinton a los hispanos, se le configuro en un rechazo a sus pretensiones políticas y ha creado expectativas, después de las elecciones de Donald Trump, debemos convencer a América que debemos integrarnos para producir alimentos y no estar a la deriva.

Hay que rebelarse e ir a unas elecciones generales de gobernadores, cuanto antes, el tiempo, nos dará la velocidad de esos cambios para no seguir fallando y, hacer notar los efectos del cambio. El Estado, debe ser reformado constantemente, por la misma dinámica social en que nos encontramos de una manera contextual, jamás debemos ir a un retroceso político, nuestro pueblo, todavía tiene una gran desigualdad social.

Las herramientas, existen para castigar la corrupción y debemos pedir justicia todos los días y, se debe sanear la vía pública de tanto zagaletones y cada extranjero tenga su documentación en regla, somos un patrimonio del Estado.

Frente a los que lo consideran como un acontecimiento que abre una nueva era en Venezuela, hay quiénes lo califican de injusto y una rendición, pese a que el conflicto se encontraba en un callejón sin otra salida que alargar los sufrimientos de la población. El presidente Maduro encabeza un importante movimiento del oficialismo que medirá sus fuerzas en el referéndum. O elecciones.

Ello ha ocurrido en el marco de una "larguísima campaña para invisibilizar los logros de la Revolución Bolivariana y de los Países del Alba", y se ha intentado transmitir la imagen de que Venezuela vive "una especie de crisis humanitaria", cuando lo cierto es que "en Venezuela hay dificultades económicas, pero no se está muriendo de hambre la población ni hay una crisis humanitaria".

Es más, en Venezuela hay "una democracia que funciona, no está disuelto ningún poder público" y, según ha destacado Icea, en su país "solo hay la preservación del orden.

Claro, de parte y parte, hay un filibusterismo parlamentario que buscan que el presidente renuncie antes de la fecha, correspondiente, es hacer chascarrillos ante acontecimientos que desean romper con la unidad del Estado

Maripili Hernández

Maripili Hernández
la politica venezolana avista un nuevo mundo geopolitico.

maripili hernández

Maripili Hernández: “Las elecciones regionales deben darse cuanto antes, de inmediato y sin más excusas"

Por: Contrapunto / Clodovaldo Hernández | Lunes, 03/04/2017

Credito: Fotos: Anthony Ascer Aparicio

Es imposible ver a Maripili Hernández y no evocar al comandante Hugo Chávez, sobre todo las escenas de la que fue su última campaña, la de 2012, cuando ella solía aparecer al lado del líder bolivariano en la plataforma de un camión que recorrió buena parte del país. Esa cercanía con Chávez le otorga a sus opiniones un peso muy especial, en particular cuando discrepan de las acciones del gobierno de Nicolás Maduro.

Hernández, ex ministra de la Juventud, ex presidenta de Venezolana de Televisión y (¿será también ex?) dirigente nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela, conversó con Contrapunto acerca de dos de esas recientes discrepancias: las elecciones regionales y el control de cambio.

Del mismo modo, el torbellino de acontecimientos de la semana obligó a la experimentada periodista a expresar sus opiniones, también controversiales, sobre las decisiones del Tribunal Supremo de Justicia en torno a la Asamblea Nacional.

–Últimamente, sus comentarios siempre levantan polvaredas. ¿Cómo se ubica usted ante otras personas que han marcado distancia del gobierno, sobre todo después del fallecimiento del comandante Chávez?

–Cuando hago los planteamientos que hago no quiero levantar polvaredas ni estoy buscando protagonismo. Los hago cuando considero que se debe defender principios fundamentales de cosas que para nosotros son importantes. Entiendo que algunos compatriotas puedan molestarse, que no les gusten mis planteamientos, pero creo que no tiene ningún sentido pensar que en la Revolución existen temas tabú. La primera condición de un revolucionario verdadero es poder dar las discusiones sobre lo que sea, de cara al pueblo, sin esconderse o hacer planteamientos clandestinos. Al contrario, hacer críticas soslayadas sí sería perjudicial porque entonces sí se podría hablar de conspiración. Una de mis intenciones cuando hablo de cara a todo el mundo, es poner el tema sobre la mesa, para el debate. Eso nos lo enseñó Chávez, a debatir, a discutir, que no hay verdades absolutas, que todos podemos opinar, incluso la persona más humilde. Algunas personas me han atacado en lo personal por esa actitud, pero a estas alturas de mi vida no tengo que demostrarle a nadie mi condición de revolucionaria, entre otras razones porque nadie me la regaló, me la he ganado por el trabajo de toda una vida. Poner esos temas sobre la mesa es un derecho y, hasta cierto punto, una obligación. Uno de esos temas es la economía y otro, que es de principios, se refiere a cómo estamos llevando adelante la democracia, específicamente en materia electoral.

–En eso último, usted ha planteado que hay que hacer elecciones ya. ¿Cómo se diferencia ese planteamiento de los que hace la oposición?, Almagro incluido...

–Yo hago ese planteamiento porque lo dice la Constitución, y punto. Almagro, a mi modo de ver, no llega ni al calificativo de payaso. Decirle así es un insulto a los que ejercen esa noble profesión. Ese señor da vergüenza ajena en todos los sentidos. Presentó un informe sobre nuestro país, que no merece llamarse informe, es una serie de mentiras y acusaciones sin ningún fundamento. Yo invito a quien quiera discutir y profundizar en el tema a que lea el informe. Yo tuve que leerlo dos veces porque no me lo podía creer. Está mal escrito, no tiene ninguna clase de metodología investigativa, no respeta ninguno de los principios del derecho internacional, dice barbaridades como que en Venezuela ha habido muertes bajo torturas para obtener confesiones contra dirigentes de la oposición y no da nombres de personas ni de cuerpos de seguridad ni da fechas o lugares de los asesinatos. Es una irresponsabilidad tras otra, una cosa que sorprende porque ha podido hacer algo un poquito más maquillado. Son solo insultos y epítetos contra el país y nuestros gobernantes. Y luego termina diciendo que Venezuela está obligada a convocar elecciones generales. ¿En qué parte de la Constitución está eso? Nosotros no tenemos que hacer eso porque nos lo diga Almagro ni la OEA ni nadie, y mucho menos un señor que ha violado todas las reglas de su cargo. Yo estoy de acuerdo con quienes plantean que no se pague ni una cuota más de la OEA hasta tanto ese señor no salga de la secretaría general. Es más, nuestro gobierno debe evaluar seriamente el retiro de la OEA porque ya no tiene sentido. Hay otros organismos internacionales, creados gracias, entre otros, a Hugo Chávez, y que sí están orientados a defender los intereses latinoamericanos, como la Unasur, la CELAC, el ALBA y Petrocaribe. Cuando la OEA nació no existía ninguno de esos órganos, pero hoy sí y tienen mucha más razón de ser.

–¿Entonces, su planteamiento se refiere a las elecciones regionales solamente?

–Claro, yo no tengo ninguna coincidencia con el señor Almagro ni quiero tenerla nunca en mi vida. Lo que sí he planteado, porque está establecido en la Constitución, es las elecciones regionales, que debieron hacerse en 2016 para que los nuevos gobernadores y diputados de los Consejos Legislativos asumieran sus responsabilidades en enero de este año, cosa que no sucedió. Este es un tema de principio porque si algo nos enseñó Chávez es a consultar al pueblo para todo. Uno de los mecanismos de consulta popular son las elecciones y los verdaderos chavistas debemos reivindicar ese principio. Por eso, las elecciones regionales deben darse cuanto antes, sin mayor demora, de inmediato y sin más excusas. En esto soy contundente, no quiero adornarlo, porque es un tema de principios.

–¿Tiene apoyo en el chavismo esa posición?

–Yo les digo a los compatriotas revolucionarios que nos pongamos en el escenario contrario, que imaginemos que la cosa fuera al revés, que quienes estuviéramos en la oposición fuésemos nosotros. Si hubiese un gobierno de derecha y no se convocaran elecciones en los tiempos pautados, vamos a estar claros que ya nosotros estaríamos tirando piedras y rompiendo todas las vidrieras de este país. Y yo hubiera sido la primera en protestar…

–Le está dando alas a los guarimberos…

–Bueno, es una manera de decir que la salsa que es buena para el pavo, es buena para la pava. Si estuviera del lado opositor, estaría reclamando esas elecciones, con mucha ferocidad. Entonces, del mismo modo, debe entenderse que las elecciones no son optativas, no son cuando yo quiero, cuando me provoca, cuando me conviene, sino cuando lo dice la Constitución, y en eso no podemos tener medias tintas. Es un asunto de principios.

–Supongamos que, luego de concluir el proceso de validación, se imponga otro requisito para realizar las elecciones y estas sigan aplazándose. ¿Hay un punto de inflexión para chavistas como usted? ¿Un punto en el que diga “boto tierrita y no juego más”, porque se está cancelando la opción electoral?

–Primero, no me gusta opinar sobre cosas que no han sucedido porque es especular, hablar sobre supuestos. No obstante, quiero aclarar que las elecciones no le pertenecen al gobierno ni a la oposición ni al CNE. Son un asunto de todos los ciudadanos y de todas las ciudadanas. El CNE es solo un árbitro, no le pertenecen las elecciones, así como un partido de fútbol no es propiedad de los árbitros. Es que no le pertenece ni siquiera a los jugadores, porque hay un público que está participando. Deben concursar todos los factores y lo mismo sucede en las elecciones: son algo colectivo y todos los ciudadanos debemos defender, indistintamente de la posición política que tengan, de por quién vayan a votar o, incluso de si quieren votar o no. No creo que ofenda a la Revolución ni a ningún revolucionario porque defienda algo que está en la Constitución por la que yo voté, igual que la mayoría de los venezolanos.

–De acuerdo, pero ¿hasta dónde se puede llegar? ¿Hasta qué punto se puede aguantar que las elecciones se retrasen?

–Depende de lo que se entienda por llegar. Yo, por lo menos, no me voy a pasar a la derecha, soy indevolvible…

–¡Uy!, ¡cuidado se raya con esa palabra!

–Ja, ja, soy indevolvible, entre otras cosas porque no me van a recibir del otro lado, me van a rebotar… Yo no quiero nada con la derecha, no creo en gobiernos de derecha, no avalo formas políticas que afecten la soberanía nacional, la integridad de nuestros recursos. Creo en un gobierno de políticas populares, sociales, que le dé prioridad a los más necesitados. Es decir, creo en lo que planteó el comandante Hugo Chávez. Soy defensora acérrima del Plan de la Patria, pero eso no significa que me vaya a guardar mis criterios y opiniones. Tengo el derecho y del deber de llamar la atención sobre lo que creo que no está bien. No quiere decir que tenga la razón, tal vez esté equivocada, pero quienes así lo crean es bueno que entren en el debate.

–Hay quien dice que esa es la actitud de los que han quedado fuera por alguna razón…

–Yo no le veo sentido a discutir en términos personales, que si Maripili brincó la talanquera, que si es traidora. ¿Eso qué relevancia tendría? Si yo hubiese brincado la talanquera, qué importancia tendría eso para los intereses nacionales. Que ataquen con argumentos, no a mí en lo personal, porque eso es una pérdida de tiempo.

–Pero usted es líder de un sector de la sociedad ¿cierto?

–Pienso que el trabajo y la lucha de muchos años gana la credibilidad de algunas personas. En particular no estoy en posición de buscar protagonismo, no es mi estilo. Además, no aspiro ni siquiera a presidir una junta parroquial. Uno tiene que defender principios, no promoverse uno. Eso no le aporta nada a nadie.

Hipocresía política y mediática

La conversación con Maripili Hernández se realizó horas antes de que se conocieran las sentencias del Tribunal Supremo de Justicia sobre la inmunidad parlamentaria y las funciones de la Asamblea Nacional. Fue necesaria una extensión de la entrevista, por vía telefónica, para tocar el punto. Al respecto, comentó: “Observo una gran hipocresía política y comunicacional, pues el 9 de enero pasado, la Asamblea Nacional tomó una decisión en la cual desconocía al presidente Maduro. Esa decisión fue votada por todos los diputados opositores, con la honrosa excepción de los tres diputados del partido de Henri Falcón. Se dijo que el presidente había abandonado su cargo, cuando era un hecho público y comunicacional que eso era falso. La decisión decía que Maduro había cesado en sus funciones y que, ante la falta absoluta del presidente de la República, se convocaba a elecciones presidenciales en el plazo de un mes. En ese momento no vimos a ninguno de los países de la OEA convocar a sus embajadores a consulta porque se había dado un golpe de Estado en Venezuela”.

Según Hernández, el TSJ ha asumido parte de las funciones de la AN porque esta se encuentra en desacato y la República necesita urgentemente aprobar varios convenios internacionales y asociaciones con entes extranjeros, de acuerdo a lo establecido en la Ley de Hidrocarburos. “La República no puede detenerse porque la AN se encuentre en una situación irregular. Esta es la principal razón de la medida que tomó el TSJ. No es cierto que haya disuelto a la AN, ni ha convocado elecciones para diputados y diputadas, como se dice en las alharacas de los medios”.

Añadió que salir de la situación de desacato y retomar sus funciones sería muy sencillo para la mayoría de la AN, pero los diputados opositores no están dispuestos a hacerlo "porque perderían la bandera que les permite victimizarse y les brinda la excusa para no trabajar y para acusar a Maduro de todas las incompetencias", dice.

Con respecto a la posición fijada por la fiscal Luisa Ortega Díaz, quien calificó las decisiones del TSJ como una ruptura del orden constitucional, Hernández expresó que “son una demostración de la separación de poderes que existe en el país”.

Hay que quitar el control de cambio

Otro planteamiento de Maripili Hernández que ha despertado polémica es el de eliminar el control de cambio. Lo ha hecho en sus columnas de opinión, en sus programas de radio y en varias entrevistas.

–Esta semana hubo una modificación de la política cambiaria. ¿Lo entiende usted como una rectificación de algo que no ha funcionado o es más de lo mismo?

–Lamentablemente creo que lo que anunció el presidente no va a resolver el problema. Ojalá me equivoque, le pido a Dios estar equivocada, pero no se va a resolver nada mientras se siga manteniendo cuatro o cinco tipos de cambio: el Dicom, el Dipro, el de la frontera de lado de acá, el de la frontera del lado de allá y uno muy raro que nadie sabe cuánto es. No se va a resolver nada porque no existe mejor negocio en el mundo que comprar dólares a diez bolívares y venderlos al precio negro, especulativo. Ni el narcotráfico es mejor negocio. De hecho, todos los narcos colombianos se metieron a cambistas porque da mejores ganancias y es menos riesgoso.

–¿Cuál sería la solución?

–La unificación cambiaria. El problema es cómo hacerlo partiendo de una tasa ridícula que no le llega a nadie, que es la de 10 bolívares. Pero el control de cambio no tiene ningún sentido y por eso debe ser eliminado. No controla nada y, muy por el contrario, genera una serie de perversiones que facilitan la corrupción. Tenía sentido en 2003 para proteger las reservas internacionales y frenar la inflación. Lamentablemente, luego se mantuvo una política de anclaje cambiario, que desestimuló la producción nacional y desató nuevamente la inflación. Lo peor que ocurrió luego fue que empezamos a tener varios tipos de cambio y eso causó otras distorsiones en la economía. Llegamos así a la situación de hoy, cuando ya ni siquiera es el Estado quien determina el precio de la divisa estadounidense, sino que lo hacen unos señores que controlan páginas web o, peor aún, delincuentes que están en la frontera colombo-venezolana. Infortunadamente, al presidente de la República lo han convencido de que debe mantenerse el control de cambio. Eso es un grave error, pues solo sirve para enriquecer a cien o doscientas personas. Ese dólar de 10 bolívares no le llega ni siquiera a la viejita más pobre del barrio más humilde con la bolsa del CLAP, pues esos alimentos no se le están vendiendo a la gente a razón del dólar de 10 bolívares. Si así fuera, la bolsa costaría 400 o 500 bolívares, pero nadie puede conseguirla en menos de 10 mil o 12 mil. Ese dólar de 10 bolívares únicamente le llega a los corruptos.

–¿Las subastas anunciadas no son un avance?

–Aquí tengo que lanzar un alerta: cuidado, presidente, porque si esas subastas se hacen de la misma forma que se hicieron las anteriores, solo van a favorecer a unos pocos vivos. Esas subastas se hacían a escondidas, no se decía quién vendió ni quién compró, ni a cuanto, y solo sirvieron para la corrupción o para asignarles a dedo los dólares al que es amigo mío, y al que no es amigo, no le doy nada. Eso no genera confianza en nuestra economía ni permite un desarrollo saludable, sano. Presidente, esté muy pendiente de que esas subastas sean transparentes. No digo esto para molestar o porque ahora Maripili tenga un discurso de derecha, no chico, sino porque me preocupa mi Revolución, por la que yo me he fajado toda mi vida, por la que vivió y murió Chávez.

–Volviendo a sus comentarios generadores de polvaredas... ¿Con todas esas críticas, puede afirmarse que estamos en el peor momento que ha vivido la Revolución?

–No creo, hemos pasado momentos más desesperantes. Por ejemplo, el momento de la muerte de Chávez fue espantoso, de mucha prueba para todos los revolucionarios y las revolucionarias, no solo en el ejercicio del gobierno, sino en la esfera de lo personal de cada uno. Mucha gente se paralizó, quedó en estado catatónico, no fue a votar. Otro momento peor que este fue el golpe de Estado de 2002, cuando Chávez quedó fuera del gobierno por varias horas; o la época del paro petrolero. En el tiempo del presidente Nicolás Maduro también ha habido situaciones peores: las guarimbas de 2014, la parte más intensa de la guerra económica en los años 2015 y 2016. Recordemos que los precios del petróleo llegaron a estar en 20 dólares, mientras que ahorita ya están al menos en 40 y tantos. Lo que sí creo es que, aunque no sea el peor momento, tenemos que hacer un esfuerzo por tomar mejores decisiones, ser más eficientes en el ejercicio del gobierno y atender a las personas más humildes y necesitadas.

–¿Cómo se hace eso?

–Pasa por estudiar, analizar, entender y comprender procesos económicos importantes. En Venezuela, cualquier decisión del Estado es determinante para la economía, pues todo depende del tema petrolero. Desgraciadamente vivimos en una economía rentista y no hemos empezado ni siquiera a superar esa característica. Una de las cosas que debemos hacer es discutir sobre el tema económico. Yo me niego a aceptar esa postura de que la economía solo pueden discutirla los economistas. Uno de los ataques personales que me hacen es cuando dicen “ella dice eso porque no es economista”. Mire, mi hermano, las mejores economistas son las amas de casa que tienen que alimentar cinco muchachitos con un sueldo mínimo. A esas economistas deberían llamarlas para darles clase a los ministros. Dicen que los economistas son aquellos que pasan la mitad del tiempo diciendo lo que hay que hacer, y la otra mitad, explicando por qué no funcionó lo que ellos decían que había que hacer. La economía no es teoría, es práctica y por eso todos y todas formamos parte del fenómeno y entendemos cómo se desarrolla.

–¿Alguien la oye en el gobierno?

–Yo creo que sí me oyen. Algunos compatriotas se me han acercado, han hablado conmigo, me han dado su punto de vista, me han dicho que no sea tan radical, que busque puntos intermedios… Eso está bien, pues lo que me interesa es poner la discusión sobre la mesa, no me interesa tener razón. Ojalá que la tenga el presidente porque él, a final de cuentas, es quien está tomando las decisiones.

–¿El presidente Maduro no la ha llamado para conversar sobre alguno de esos temas?

–Bueno, no. He tenido oportunidad de hablar con él, pero principalmente de los temas sociales, que es mi área tradicional de trabajo.

–¿Y en el partido no se está dando ese debate?

–No, por lo menos no en uno que yo esté participando. No he tenido la oportunidad, pero, además, no es una discusión que deba darse entre cúpulas, en la dirección del PSUV, en el Ministerio de Finanzas o el Consejo de Ministros. Es una discusión que debe darse en el seno del pueblo, con todo el pueblo, de cara a la gente, en las plazas, en los mercados. Que opine todo el que quiera opinar. Hay gente que me escribe por las redes sociales para reclamarme, para decirme que debo plantear mis ideas en escenarios internos del PSUV. Y yo les pregunto por qué, de cuándo acá los revolucionarios tenemos temas tabú. Eso es lo menos chavista que he visto. Si mis humildes puntos de vista ayudaran a abrir el debate, me daría por bien pagada.


Maria Cristina Resca

Maria Cristina Resca
Escritora de Argenta

NOCHE UNICA


Noche única

Volvimos a encontrarnos,
sin haberos buscado,
sin cita prevista...
Fue una noche impensada,
tal vez soñada,
pero nunca esperada.
No faltaron palabras,
caricias, ni besos
que incendiaron la noche,
y en la urgencia del deseo,
fuimos a un cuarto de hotel.
Nos desnudamos ansiosos
de sentir nuestras pieles,
fue allí, en ese instante,
cuando el lecho nos cobijó.
Con la complicidad de las sábanas
dimos rienda suelta a la lujuria,
hasta que el día despuntó.
Fue una noche única, mágica,
que hasta hoy,
no volvió a repetirse.

Mariesca
La vida me ama y yo amo a la vida...
Derechos Reservados
Argentina

Editorial

Editorial
La palabra es versificación de un Fe y Verdad

Visión del Sur

La Tecla Fértil

Trump, dinamitará burbujas en Continente Sureño

Cuidado, como estamos criando pequeños monstruos en la Asamblea Nacional que desconocen el campo ideológico del país, (Venezuela). Antes, el Comandante (Tte. Coronel) Hugo Chávez Frías observó la necesidad de fundar escuelas de militancia ideológica en toda Venezuela y éste sueño, poco se cumplió. Ellos se dicen llamar progresistas y ya son millonarios, no creo en esas confabulaciones e idearios. Latinoamérica es un factor de miedo para los norteamericanos. O ganamos o perdemos ésta guerra cibernética y económica.

Las modalidades del nuevo fascismo, parecen aupar a muchos socialistas que desean favorecerse con los beneficios que les otorga el gobierno bolivariano, frente a nosotros hay un gigante tenebroso porque las riquezas del Amazonia y Edo Bolívar son cuantiosas.

En este sentido, las alcaldías deben reflejar una gama de políticas sociales que formen parte de la agenda institucional y, no aislarse de los circuitos comunitarios y anillos parroquiales. Los estudios académicos manifiestan en sus argumentaciones que los burgomaestres, mantienen agendas de trabajo fuera de su campo organizativo.

El desencadenamiento de la crisis financiera, ha mantenido el manejo discrecional del presupuesto municipal y, los procesos de coyuntura han permitido un desmantelamiento de las protecciones laborales del trabajador y pensionado municipal. En este marco, el problema está planteado y necesitamos una política ampliada, deliberada que formule la determinación de decisiones que conlleve obediencia hacia un modelo de dominación política.

El gran problema por resolver es la situación de hambre, enfermedades e ignorancia en que viven un conjunto de ciudadanos que se niegan a asumir su liderazgo y comprender su mundo imaginativo.

Tenemos, que ser defensores de la democracia, la comunidad global, abre su voz desde Europa. Ahora, Alemania se presta a tomar el liderazgo con los Estados Unidos de Norteamérica para lograr que los ayuntamientos, asuman el control de sus jurisdicciones y controlar el aparato político y económico en una sola estructura y avanzar sobre áreas netamente energéticas. Aquí, juega un papel fundamental el campo diplomático y la comunidad internacional, Venezuela se encuentra aislada de todo acontecimiento, por las leyes de bloqueo económico y su status de Estado Terrorista. La idea de Ángela Merkel y de Donald Trump es fortalecer con nuevas burbujas financieras el Estado Norteamericano y la vieja Europa y así absorber todos los derechos en el control mediático y cibernético.

La lucha contra el terrorismo no es fácil y, todavía Europa exige el auxilio de los norteamericanos, es un mandato supralegal no sujeto a normatividad alguna, lo importante es reflejar garantías en un estado de derecho.

El triunfo de las facciones está por verse, luego del éxito de Donald Trump, un capitalista cabal. Lo importante es estructurar el poder desde los cabildos y, en el caso venezolano, empoderarse la derecha de las bases misionales para formar grupos que representen a esa racionalidad internacional con un carácter completamente fascista.

Es decir, el pensamiento central es destabilizar nuestra órbita financiera como lo hicieron con Libia para avanzar en el terreno para el control de ciudades claves, asegurando nuestros puntos de entradas hacia el Mar Caribe y Ciudad Bolívar, el Callao y Santa Elena de Uairén buscando el Estado de Roraima.

Ya estamos intervenidos. Todo, se mueve bajo discreción y capacidad negociadora. En consecuencia, en el pasado, Irak y Libia cayeron en su propia destrucción y conscupiciencia, estaban alertados de la intervención de grupos terroristas enviados por los norteamericanos. Allí se reflejaron la acción de Alqaeda, Isis, el Estado Islámico y núcleos armados de chiitas y sunitas que creyeron en el mensaje mesiánico de los republicanos y demócratas. Facciones que reflejaron un solo criterio de lucha y poder y, con ironía, la resultante de ese ejército vendrá a Latinoamérica a combatir, siendo Venezuela un vértice de ese cuadro bélico, pero, primero es el factor de romper los aros que unen nuestra burbuja económica para destabilizarla y, en este caso, los bachaqueros, gorgones mutados y algunos Consejos Comunales son los primeros anillos de esa gran corrupción y extracción de efectivo hacia el exterior. Ahora sí, la Guerra Económica esta comenzando a mover sus motores de desaliento, depresión, angustia e incertidumbre, teniendo presente que nuestra población joven se ha ido del país y queda es una generación de tercera edad y ancianos.

El objetivo del Legado de Henry Kissinger a partir del 11 de septiembre, cuando cayeron las tierras gemelas de una manera inducida, es dividir el Continente Latinoamericano y apoderarse de las fuentes energéticas del Medio Oriente y Tierra Santa. El asunto es de una relación económica cerrada y entrelazar a México con Brasil para integrar en un futuro los diseños agrícolas y los sistemas y servicios de una fiscalía integral.

Es el momento de ejercer la democracia participativa y que ambos bandos – oficialismo y oposición- respeten nuestra Carta Magna y no la violenten con falsas actuaciones, se debe lograr la cordura y lucha partidista como siempre y evitar el caos en todo el territorio nacional. En este sentido, se debe ser estricto en el momento de catar a los jóvenes que desean prepararse como gendarmes públicos y funcionarios.

El efecto Trump se hará sentir con nuevas coordenadas económicas. Habrá movimiento con los bonos y el aspecto geopolítico, porque entramos en una nueva fase termonuclear para abaratar costos de producción y bajar los costos en manos de obra, la tecnología jugará un papel prominente en ésta década futura y Canadá despertará de su letargo, porque habrá movilización de grandes capitales.

América Latina, tendrá que invertir para activar algunos tratados macros, pero, el rol histórico será con Alemania, debido al nuevo triángulo político Cuba- Estados Unidos- Rusia conjuntamente con los Brics. La Habana, tiene que abrirse al mercado mundial porque la globalización debe ser revisada y Trump, no quiere áreas de conflicto, su modelo neoliberal tiene que ser ampliado y Venezuela hizo un ensayo, pero fracasó por que hay un desconocimiento sobre esa realidad geopolítica y territorial y tuvieron que demarcarse hacia el Liberalismo de mercado, permitiendo el rompimiento de fases de trabajo matemático y estadístico que fue muy aprovechada por las mafias financieras que acoplaron sus bachacos para extorsionar el mercado interno y dañar el salario de los venezolanos, pero poco se ha escuchado de la detención de estos demonios del dinero fácil que se colaron por las fronteras del país.

TORBELINOS


"he sido sabio en el tiempo, déjense pecadoras de utilizar la palabra áspera y adornar el engaño y lengua con la sabiduría de Dios, es un engaño. La Biblia dice que en casa de justo hay gran provisión, pero turbación en las ganancias del impío"

La Fe, en una Venezuela de Libertad

La Fe, en una Venezuela de Libertad
No queremos el Camino a la Pobreza extrema

AGUAS SOBRE EL APURE


Cada mañana, florece el acampado, donde te ejercitas,
Guayabitos, se llena de esplendor por tu luz,
Allí estas moviendo las manos y piernas en un compás.
El café, no se repitió en Las Chimeneas, las tardes son grises.
El canto en el llano se despierta, el arpa truena hasta el Catatumbo,
las piraguas llegan con su cargamento de plátanos al muelle,
Todo es alegría, gracias a Dios por conocerte, tu corazón tumba
que tumba.
Es el baile de San Juan, suenan los tambores y llega el revoloteo.
Eres abuela.
Son trillos que alegría, se levanta la parrilla. Y el ron venezolano.
Todos a beber.
Lealtad es todo lo que te ronda, aprendí mucho de ti
He jurado en voz alta ante el mundo, tu amistad me marco.
Cuando el amor entra en juego
La suerte es echada, con dados. Mucho en juego.
El cual sacrifica la amistad.
Quiero TU abrazo, sentirme querido, temprano o al atardecer,
caminando en Los Guayabitos.
Final del día para la amistad y confusión de mis sentimientos,
Adiós serenidad
Una amistad virtual, real,?.
un sueño maravilloso, que nos hace feliz
Emiro Vera Suàrez, febrero 2015


Petróleo, agenda del conflicto

Petróleo, agenda del conflicto
La muerte en el camino

USA, el silencio los acobija

La Tecla Fértil

Ropaje del águila sobre el mundo financiero.

La política es algo picaresca, Estados Unidos de Norteamérica, luego de olvidar a Latinoamérica, repunta de nuevo con sus asesores para buscar interlocutores que sirvan para informarle al imperio, todo cuanto acontece en nuestro territorio, Washington, absolutamente no tiene argumentaciones válidas para presentarnos un programa distinto al neoliberalismo, el mundo político su balance es aterrador y a pesar de los acuerdos, Hillary y Trump en el fondo presentan el mismo mensaje.

México con Peña Nieto le sirve de puente para presentar su programa económico. A través de la Cancillería, decide una alianza con Brasil, Argentina Paraguay, Perú, Colombia y Chile. Busca romper con los procesos de integración e incita con un acuerdo diplomático a la unión de una Alianza hacia el Pacífico y romper con el Mercosur. México, busca entenderse abiertamente con el Brasil y Argentina, el objetivo es darle valor al dólar y estimular la especulación financiera. Lo importante es retomar las ideas neoliberales fracasadas en el año 1990 y asumir la responsabilidad de un ajuste social y lograr que exista una confrontación económica, no importando los sectores populares, por esto, debemos tener cuidado con los programas económicos, porque pueden tener en su seno una carta para aplicar la hegemonía neoliberal y romper con los derechos del pueblo.

Por esto, es necesario priorizar los intercambios Sur- Sur y proponer un solo modelo de avance hacia el mundo globalizado, como lo es Mercosur.

Vivimos una anatomía clarificada de la fuerza militar de Estados Unidos de Norteamérica hacia sus colonias y los Estados No Alineados. Debemos cambiar de sistema, la Patria Grande se ha levantado, gracias al esfuerzo del pueblo, estamos, frente a un cambio de código y tenemos que tener espíritu de lucha para poder avanzar. Son experiencia histórica, pero, necesitamos voluntad para crear un escenario político acorde con nuestra realidad, Socialista y democrática.

Desean aislarnos, olvidan que somos un país soberano y en pleno gozo de nuestra libertad. , tejemos nuestra propia historia social y política de una manera optimista.

El país, debe ir a una integración de sus principios morales para avanzar geográficamente y, las muchas opiniones, deben ser neutralizadas en un pensamiento común.

Los ojos ven mi alma

Los ojos ven mi alma
El espíritu vaga en mi aire

OCASO DE LA LUZ

Carta a Arthemis


Nada morirá, el viento vuela en mi alma,

Nada morirá, el corazón fluye su respirar

Mi espíritu aviva el soñar de mi alma

Y me despierta cada día en mi cama.

La perfección no existe en las almas de poca conciencia, Elena siempre se quejó de su defecto, ser ciega espiritual, a pesar de tener un buen origen familiar, todos la queríamos y una vez, quise verla sonreír y le doné mis ojos.

Las olas y el mar, es un clamor de un pastor

Toma mis manos y bendeciré tú alma,

Dios es supremo, libra el corazón del opositor,

Comprende, la noche esta entrada, aquella piragua es rara.

El mundo es encantado, ojala pudieses verlo con mi carta en la mano, es una cantata, que habla por tus ojos y, ya no están huérfanos, son encantados por la alegría de tu mirada y que todavía eres una chica, sentada en el malecón.

No caviles, adelántate al camino de Salvación

El pastor guía tu camino, no es el mismo vacío

Es la balanza, detente, es el día de rectificación,

Tus pelos rizados, juzgan tus motivos, los he visto.

Elena, jamás dio gracias, la carta se la llevó el mar y el viento, me apoyé hasta el final, quedando huérfano, te di la oportunidad como amigo, porque nunca tuviste familia y el mundo conoce tu alrededor, sobretodo tu familia y amistades.

La vida me pone furioso, he salido a la calle,

Es iracundo pensar en lo amado, es tiempo del bautizo.

Ideas descabelladas, el iracundo tendero

Nada es prohibido, tómalo desdichadamente

Emiro Vera Suárez, julio 16 de 2015

caudillismo el nuego género venezolano

caudillismo el nuego género venezolano
y los civiles, obviados

Maduro y Psuv, descalabro en la orientación izquierdista venezolana

La Tecla Fértil


Sí estuviésemos en la época de Maquiavelo, nos tratarían como un Estado corrupto, que ya no puede ser salvado por la izquierda, sino que se debe refundar los principios de la izquierda socialista para avanzar en autoridad, leyes y con la idea de castigar fuertemente a los corruptos. Hay una excesiva corrupción en la clase política y en el pasado, tomaron la Asamblea Nacional para romper con los hilos de la historia y el Legado del Comandante Chávez, hasta llegar a un Madurismo con todas las consecuencias, ya no de parte del presidente Nicolás Maduro Moros como seguidor de las ideas de Hugo, sino por aquellos que pervirtieron los ideales de izquierda en Latinoamérica y nos llevaron por derroteros distintos hasta llegar al fracaso, ya no hay tiempo. Para la enmienda política.

El endurecimiento en las leyes para estimular el miedo en la Sociedad Venezolana, nos lleva a librar una gran batalla contra la corrupción y burocracia y, sin duda, quienes defraudaron al Estado, no se sienten a salvo buscando resguardarse bajo las ventanas del Consejo Nacional Electoral- CNE- quien maneja un conjunto de símbolos a sabiendas que la ciudadanía necesita esos símbolos para percibir las cosas y tener la esperanza que va a cambiar el país.

Los partidos políticos, tienen que librar una lucha contra el delito, como dictar conferencias para aconsejar una sociedad inflada por las mentiras de unos dirigentes que distorsionan su lucha con el pueblo.

Necesitamos una cultura de gobierno transparente que florezca desde el seno de la Asamblea Nacional y, que los hombres y mujeres puedan resistirse a sus propias pasiones, en consecuencia, el CNE como otras instituciones de poder en el Estado, debe diferenciarse y sus miembros no pertenecer a una elite disfrazada del poder en el mismo Estado.

Los beneficios hacia el pueblo jamás pueden ser individuales, donde se les de seguridad y prosperidad, Venezuela ante el mundo ya no tiene reputación, unos seudo- izquierdistas formularon un conjunto de poderes para actuar individualmente y no, con la acción del pueblo que es manipulado y engañado pavorosamente.

Por éstas páginas digitales e impresas, lo venimos diciendo sobre el verdadero golpe de timón. Al fallecido expresidente Rómulo Betancourt le bastó tres motores para emprender una obra de Estado que duró aproximadamente cuarenta años, su gran error, olvidarse de los ancianos y no darle soltura a su organización política con las generaciones que fueron reflejándose en el acontecer histórico del país y que se fracturó cuando un hombre de campo se encerró asimismo y le cortó la esperanza a muchos miembros de nuestra sociedad y, algunos pertenecientes a la juventud de Acción Democrática se marcharon a la Academia Militar a cumplir tareas de estudio y Estado, pero, las pasiones les llevó al camino de la demagogia como mentira en el campo político para llegar al poder y sentenciar al miedo a los civiles y un parlamento elegido por el pueblo.

Sin duda, el Estado Venezolano se encuentra quebrantado en éste momento ya que sus gobernantes prefirieron perseguir sus propios intereses sobre el bien común. La patria de Chávez, Bolívar y el pueblo.

Fidel Castro Ruz, nos llamó a la reflexión para asumir las razones de vida y no vivir del martilleo y la corrupción, el camino político no es de azar, es de disciplina para potenciar la paz y potenciar el campo humanista.

Colombia junto al Perú, vienen manejando mejores activos que Chile y Argentina, sus áreas financieras se encuentran acopladas a las casas de cambio a lo largo de la frontera. Teniendo vínculos en el mercado global y en especial Suramérica junto a Uruguay y Paraguay. Es un holding económico más allá de Mercosur y Keiko Fujimori avanza cautelosamente para participar junto al presidente peruano en inversiones que envuelve todo un sistema de telemática y comunicaciones. Colombia, Perú y Uruguay conformaron una iniciativa bancaria que cuenta con ciento diez ejecutivos dedicados a fomentar las industrias básicas y la agroindustria, incluye préstamos a la sociedad totalmente controlados bajo firmas y servicios por parte dela banca.

La comunidad judía establecida en Brasil viene trabajando en conjunto, pero, los microempresarios no quieren nada con la precaria economía venezolana y los alimentos llegados a ésta fecha a las estanterías venezolanas reflejan un alto precio porque ya los vendedores minoritarios que compran en Brasil y Colombia no quieren riesgos con la latente corrupción militar y civil en Venezuela, país cuyo colapso financiero ha provocado uno de los mayores índices de inflación y escasez registrada en la historia reciente del país. Lamentablemente, quienes la rigen, no quieren cumplir con los principios ideológicos dejados por el Comandante Hugo Chávez Frías y se arriesgaron al libre mercado.

Hay una cuerda de zamuros tras éste desastre y muchos poseen prontuarios policiales o régimen es de presentación ante los tribunales. Por esto, no valen los capitales que se le inyectan a los fondos económicos del país.

Fidel Castro Ruz, desde los años 90, le viene diciendo a su pueblo, la lucha contra Estados Unidos y la sociedad cubana agradeció esos recordatorios con respeto revolucionario. Pero hoy, 2016, vemos a los científicos norteamericanos y cubanos envueltos en un solo sentimiento tras la búsqueda de un bien común en el servicio sanitario hacia el mundo que es curar.

El, estudió en el Colegio La Salle como yo y los directores de ésta Misión Religiosa nos crearon una disciplina rigurosa en el campo político y prácticamente los alumnos lasallistas fuimos sacados del campo político ruinoso existente en esa época. 1956- 1985- y en cuanto a mi persona, fui llevado a una preparación con los jesuitas, más con unos misioneros británicos y estadounidenses para comprender y analizar lo extenso del mundo y como se movilizaría en los próximos sesenta años, todo estaba y está escrito, los políticos se dejaban llevar por Legados, hasta hoy, los norteamericanos se rigen por el de Henry Kissinger y la doctrina Monroe. En Venezuela, Hugo Chávez Frías leyo mucho a Rómulo Betancourt y Carlos Andrés Pérez y, supo recopilar sin egoísmos en su sentimiento socialcristiano el espíritu izquierdista y, se trajo a Roy Chardetton para manejar el campo diplomático venezolano hasta la fecha y creo dos bastiones de fuerza con Müller Rojas y Francisco Arias Cárdenas, quien desperdició su gran oportunidad en erigirse en el ancla intelectual de la nueva izquierda, ante el fracaso de Maneiro y José Vicente Rangel por las contradicciones ideológicas existentes, no lograron reunificar el pensamiento de José Martí y Ernesto-Che-Guevara De La Cerda hacia Latinoamérica.

Aquí, no es nada de interrogantes y motores, tampoco de reducir la incertidumbre. Ahora todo es de alianzas y, los capitalistas no desean arriesgarse bajo las atribuciones de un Consejo de Estado Comunal que abarque el área económica. En Francia, fue muy distinto desde la heroína Juana de Arco y observamos en la planificación de sus ciudades vitales, el organigrama estructural para desarrollarse como sociedad, pero, el pueblo estuvo presente masivamente y se desarrolló bajo consulta y debates que contribuyeron a la toma de decisiones hacia u nuevo período y modelo productivo y allí, tenemos a Francia con su arco de triunfo y las luces de París.

El resto del pueblo burgués gobierna a Venezuela, desde la banca y el sistema monetario paralelo, una iniciativa del mismo gobierno que le llevó a su fracaso, un desvergozante ejemplo para nuestra precaria economía. Aquí no valen palabras, las medidas cambiarias nos derrotan y prefieren esto, que ceder el poder a otros grupos de izquierdas más preparados en el mundo financiero.

El Estado Delictivo nos gobierna y manipula desde las instituciones oficiales y el mismo Consejo Nacional Electoral. El presidente Nicolás Maduro Moros gobierna con presiones y no desencadena las alarmas, algunos líderes políticos explotan la crisis económica y desarrollan planes populistas mostrando una tendencia derechista que acabó con Rouseff en Brasil y busco tocar a Cristina, pero, perdió las elecciones su elegido dándole el programa a la derecha, un programa que espero treinta años y ahora se consolida y aplicado bajo nuevas concepciones del libre mercado capitalista.

Escritora argentina

Escritora argentina
libros y libros

FRASES



Caminar a tientas era el desafío: no hay oscuridad viva que la voluntad no doblegue... Ana Caliyuri

El tránsito

El tránsito
Analista

Poesias erotizadas

Fuente Literaria

Poesías eróticas XVII.

Vientos en el camposanto

Usted, tiene nuestra historia, jamás me iré de tu lado,

Eres mi querida mujer y, lejano amor y frente al faro,

Lo he expresado.

Es un frio, pero tu calor me acobija, es el recuerdo

De tus besos y el doyar de tus manos, en mis piernas.

Esas manos de mujer, siempre me acompañarán,

Por caridad, dime sí te hice feliz, en éste tránsito por la vida,

Y prométale al faro, sobre mi descanso.

Mi alma, no recibirá más tristeza, Partiste y me retiro,

Vi la mujer, sin tomarse ninguna foto, sonaron campanillas

Eres toda pasión.

Te amo y te amé, vi tu caminar, caminé en el camposanto,

Tengo una conexión espiritual con los vientos, tengo que verte

E irme

Emiro Vera Suárez 12.02.2017

ANA CALIYURI

ANA CALIYURI
Poetisa Argentina

Tras la ventana todas las ventanas


Hubiese jurado que era solo una ventana, un mundo propio, absurdamente limitado entre la calle y el alma. Hubiese dicho que las sombras como las luces eran juegos de rebote a la distancia y que la niebla, indefensa ella, se quebraba en llanto en este día lluvioso. Hubiese pensado, en otro tiempo, que una ventana es solo eso y no más. Pero, todo cambia, la perspectiva, la vida, las paredes y hasta la ventana. Tras ella, aunque no pueda demostrarlo o tal vez sí, hay mundos secretos para desentrañar, como verdades que hacen mímica y nos esperan cautelosas. Un mundo por ventana, un reducido mundo que es todo lo que nos permite asirnos a esta existencia llana, y luego en la frondosa imaginación tras la ventana están todas las ventanas, como si la humanidad y un trozo de universo fuesen el correlato de lo que deberá ser. La distorsión de una verdad dentro de otra, de una falacia empujando a la fantasía, la luminosidad del futuro o quizá el mundo de las suposiciones albergándonos. Me gusta preguntar qué se ve tras la ventana. Estoy segura que vemos aquello que proyectamos, bah no estoy segura. Tras la ventana…todas las ventanas.

Principio del formulario

Perù, tierra de escritores

Perù, tierra de escritores
Un sonido en Los Andes

Papay-Pan


Papay-Pan

Papay se que envejeciste. Le das duro a la vida. Te veo y te admiro, papay. Extraño el cantito que me dabas cuando niño. Hoy mi piel todavía luce. Trabajo papay. Sigo tu camino.

El retrato que ha llegado hoy a mi casa no es el tuyo. Veo a mi abuelo que desde su cielo nos saluda. Arrugadito, pues. Ese viejo que un día te arrulló y nos fue dejando su historia.

Sabes, hoy en mi panera había un pan duro, lo rallé y me hice un churrasco apanado.

Julia del Prado (Perú)

Foto de mi amiga Eva Lewitus

LA OEA Y ELECCIONES VENEZOLANAS

La Tecla Fértil.

La OEA y el visor de una unidad de cambio, hace girar al gobierno hacia futuras elecciones.

* El Vaticano, incide como factor de poder político.

La ineficacia de las sanciones en el gobierno bolivariano se hace sentir, porque ni la GNB y FANB las hace cumplir, a pesar, del autoritarismo militar se confirma por otras observaciones significativas, que tenemos en éste último tiempo un auge en las experiencias delictivas, como desobediencia civil en las ciudades. Algunas de ellas, en los últimos tiempos, han experimentado un auge de la construcción, en la mayoría de los casos sobre la base de capital privado. Aparte es inexistente el enlace del dialogo, como la acumulación de las reservas federales de moneda nacional.

Todo ha sido un eslogan, un reflejo en la economía occidental y, el impacto que produce en los expertos la acción bancaria para el sector agropecuario e industrial. No cabe duda, Estados Unidos de Norteamérica y Rusia buscan intervenir a Venezuela, en primer lugar, mediante la OEA para mostrar sus garras militares en el corazón amazónico y mediante los ejercicios militares en Colombia y Perú colocar la soberanía latina bajo una constante amenaza.

Es estimular hacia una devastación colectiva de las instituciones públicas y privadas Y, el poderoso club de Donald Trump con su Consejo de Relaciones Exteriores, destacar a un conjunto de investigadores para socavar la economía latinoamericana y allanar el camino hacia un planeta único y un solo proyecto estratégico que tenga un solo sistema de gestión, el imperio globalizador. En Suramérica, tiene tres representantes, Perú, Colombia y Argentina. Solo, el más poderoso alcanzara la victoria.

Solo, por ahora existe un interés, establecimiento de bases militares, introducción de sanciones críticas a la gente que trabaja en empresas privadas y aupar proyectos estratégicos y económicos, realmente viables.

América Latina, atrae cada vez más la atención de las élites mundiales, quienes diversifican su capital para captar a plenitud, el sector agroalimentario.

El multimillonario David Rockefeller, uno de los fundadores del Club Bilderberg, siempre seguía de cerca los procesos revolucionarios en América Latina. Por ejemplo, Fidel Castro siempre atrajo el foco de atención de Bilderberg, que no escatimó esfuerzos en estrangular económicamente a Cuba y en tratar de eliminar el sistema socialista y a las principales figuras del Gobierno cubano. Ahora, el muro de Donald Trump parece haber echado por tierra todos los planes del Bilderberg.

Además, para vengarse de los países 'molestos' para EEUU, el expresidente Barack Obama seguía obedientemente las recomendaciones del Club Bilderberg. Uno de sus métodos era la unión con México. Así, en una de las reuniones con el expresidente mexicano, Felipe Calderón, Obama aseguró: "No estamos divididos por fronteras".

Ahora, el muro de Donald Trump parece haber echado por tierra todos los planes del Bilderberg.

Además, para vengarse de los países 'molestos' para EEUU, el expresidente Barack Obama seguía obedientemente las recomendaciones del Club Bilderberg. Uno de sus métodos era la unión con México. Así, en una de las reuniones con el expresidente mexicano, Felipe Calderón, Obama aseguró: "No estamos divididos por fronteras". Otro 'hervidero' de importancia primordial en América Latina es Bolivia. Su presidente, Evo Morales, ampara los intereses de los indígenas que, según Bilderberg, son naciones condenadas que estorban en la consecución de su particular interés, El Dorado. Cuyas puertas fueron abiertas

En general, se puede decir que el Club Bilderberg está activamente interesado en lo que pasa en América Latina, lo que prueban las bases militares de EEUU en la región, los ejercicios militares continuos y la guerra de información.

Aquí conviene traer a colación la pregunta: ¿por qué América Latina atrae tanta atención por parte del poderoso Club Bilderberg? La respuesta está 'bajo tierra'. Según el i, las reservas de petróleo de América del Sur y Central alcanzan los 329.200 millones de barriles, mientras que las reservas de EEUU, Canadá y México ascienden a 238.000 millones de barriles.

O, según datos oficiales de las reservas de oro mundiales de febrero de 2017 , las de Venezuela ascienden a 187,5 toneladas del metal precioso y las de México alcanzan las 120,5 toneladas. Perú tiene 34,7 toneladas de oro.

Los datos hablan por sí solos y no requieren explicaciones adicionales.

Este eslogan tiene su reflejo en la economía norcoreana. Los bancos del país han perdido el acceso al sistema bancario internacional, después de que la ONU emitiera un comunicado asegurando que cualquier empresa que cooperara con los bancos norcoreanos violaría inmediatamente las sanciones. Pero, ¿son estas restricciones realmente peligrosas para la economía de Corea del Norte?

Parece que no. El país, de hecho, lo ha mostrado claramente en casos anteriores y lo confirman varios expertos. y su presidente, amenaza con un conflicto bélico. Esto significa que el comercio con otros países se hará aún más difícil, pero parece que no será un gran problema, teniendo en cuenta que Corea del Norte es un país autárquico que defiende los principios del autoabastecimiento y rechaza la ayuda externa.

"Es un golpe menor de lo que sería para casi todos los demás países del mundo", confirman analistas expertos. Además, hay que destacar otros pilares en los que se asienta la economía norcoreana. Es poco probable que la desconexión y otras sanciones económicas afecten a los ciudadanos del territorio asiático. En primer lugar, hay que hablar del tipo de cambio y los precios del mercado de los alimentos.

En los últimos años, el sistema de tarjetas en la RPDC ha dejado prácticamente de funcionar, y ahora la mayoría de los ciudadanos se abastece del mercado, donde los precios se establecen de una manera clásica, es decir, bajo la influencia de la oferta y la demanda. Por eso no hay que esperar un drástico incremento de los precios.

Venezuela, la inflación toca los productos por el exceso uso de las tarjetas de débito[EV1] [EV2] y de crédito, más los robots utilizado para ello, es ya un sistema anacrónico como los medidores de luz utilizados por Corpoelec

Además, hay que señalar la tasa de cambio. Incluso en tiempos de Kim Il-sung, hasta 1994, Corea del Norte se diferenciaba de los estándares de los países socialistas y apostaba por el liberalismo en política monetaria. Y en los últimos 15 o 20 años, la moneda extranjera en Corea del Norte circula casi libremente, destaca Andréi Lankov en un artículo suyo para el Centro Carnegie.

Los tipos de cambio en el mercado son ampliamente utilizados por las organizaciones gubernamentales en sus cálculos entre sí y con los socios extranjeros. Se forman de manera espontánea y, por lo tanto, reflejan la situación real de la economía norcoreana.

Además, la conclusión de la ineficacia de las sanciones se confirma por otras observaciones significativas. En particular, continúa la construcción activa de viviendas en las ciudades. Algunas de ellas, en los últimos tiempos, han experimentado un auge de la construcción, en la mayoría de los casos sobre la base de capital privado.

Por esto, el presidente Nicolás Maduro Moros llama de una manera retarda a una sola voz de cambio y no respeto las palabras de la dirigente nacional Maripily Hernández

Desde tiempos remotos el espionaje ha sido una práctica de guerra. El objetivo es tener ventaja sobre los adversarios. Entre más se conozcan sus planes, es más probable destruirlos. Durante siglos, muchas victorias han sido desarrolladas en base de consultas y de lo previsto en el campo del espionaje.

A los países emergentes, los mueven son las inversiones y presupuestos, sobretodo, lo que sucede en la plataforma continental y extra continental, pero, tienen en contra el sistema nacional de jubilaciones y, deben sumar más años de trabajo y ocasiona un déficit en la estructura de gobierno, dando lugar una nerviosidad entre una diversidad de trabajadores.

El empleo de los militares para tareas de orden interno en el repartimiento de comida y direccionando la misma, ha sido el otro gran frente de los uniformados contra el actual gobierno bolivariano, siendo cívico- militar. Durante los primeros meses del año en curso el gobierno envió militares a los estados de Amazonas, Roraima, Río Grande del Norte, Espirito Santo y Río de Janeiro, ante la crisis de seguridad pública por la impotencia de la policía frente al narcotráfico y allí tenemos el resultado, un helicóptero extraviado. El General Padrino López, necesita de los civiles venezolanos para crear escuadras de seguridad nacional.

El ataque de los militares hacia los civiles es más pertinaz, porque ya controlan varias instituciones del Estado, otorgados por el presidente Nicolás Maduro Moros. Pero, en los cuarteles hay presiones, al igual que en el Psuv y los partidos minoritarios que apoyaron al presidente Chávez, desean una nueva realidad social y militar.

.

Paco Ayala

Paco Ayala
Poesía Erótica

Sol, luz y camino en Argenta

Sol, luz y camino en Argenta
Voces

EL CORAZÓN YERTO, TUS PASOS

El Aire Huele a Paz..
El Viento descansa en la Calma..
El sol No Detiene su Camino constante
y Besa en Caricias las Huellas de Nuestros Pasos
Bendigamos nuestros pasos !!!

Este es un día de agradecimiento !!,
de Amar... de Ser Feliz por el solo Hecho de
ESTAR VIVOS !!!



MÁSCARAS


Cuando se apaga

la armonía

y es ambiguo

el destellar

nacen

así

sin más

las máscaras

y su falsedad.

¿Quién no ha conocido

una

o varias muecas

peregrinar?

¿Quién no ha hallado

la desilusión

en vistas

de mentirosa verdad?

Mañana

cuando anochezca

y abandonen

el falso vals

habrá miles

de estrellas

huyendo

del propio zigzag…

Caliyuri

Caliyuri
Escritora Argenta

DISPARO/SCATTO


DISPARO

Disparo

con la anatomía

de la lluvia…

Por cada gota

una nube

que muere,

un sol

a merced

de la sensación,

un mar

clamor

de cerradas bocas.

Disparo

con la anatomía

de la lluvia:

entre nosotros

la eternidad

es cuestión

de fugaces lágrimas.

SCATTO

Scatto

con l'anatomia

della pioggia…

Per ogni goccia

una nuvola

che muore,

un sole

a grazia

della sensazione,

un mare

clamore

di bocche chiuse.

Scatto

con l'anatomia

della pioggia:

tra noi

l'eternità

è questione

di fugaci lacrime.

Trad: Raffaele Serafino Caligiuri


Ana

Ana
voces del Sur

DESESPERO, POR BUSCARTE

se me hizo inútil esperar
de que pudiera encontrar
un bello ser para amar,
Yo me mire a mi misma
y me dije, bueno, ya creciste,
si lo que buscas no existe
deja ya de buscar,
que no hay manera de desesperar
cuando ya no se insiste,
crece y crece se tu misma
que algún día,
las flores dejan ya de brillar.....

AYER Y HOY